X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

El Departamento de Conservación y Restauración creado en 1975, es el primer departamento constituido como tal en la organización del museo.

Desde esa fecha ha adaptado los medios técnicos y los criterios de conservación a las nuevas exigencias museísticas, tomando parte activa en la evolución del museo. Su misión principal es la conservación de la colección propia y de toda obra de arte o bien cultural albergado en las instalaciones del museo. Juega asimismo un papel fundamental en el conocimiento científico de las obras de arte y en su difusión entre el público general y la comunidad científica.

Actuaciones

Conservación Preventiva

La conservación preventiva tiene como finalidad evitar cualquier daño en las obras de arte y se materializa en una serie de actuaciones indirectas:

  • Control ambiental de las condiciones de humedad relativa, temperatura e iluminación en las salas y almacenes del museo.
  • Revisión y control periódico del estado de conservación, mantenimiento y limpieza superficial de todas las obras de arte albergadas en el museo.
  • Enmarcado y montaje de conservación e instalación en cajas climáticas.
  • Supervisión del correcto almacenaje, manipulación e instalación de cada obra.
  • Supervisión de préstamos de obras de la colección del museo a otras instituciones –por ejemplo, para exposiciones temporales–, evaluando las condiciones ambientales de dichas sedes, supervisando los embalajes, medios de transporte y manipulaciones requeridas, y acompañando a las obras hasta su destino cuando se estima necesario.
  • Control de las condiciones de obras prestadas por otras instituciones en depósito temporal o en préstamo para formar parte de una exposición. Se evalúa su estado de conservación y se emite el correspondiente informe, que sirve, a su vez, para el control de la obra durante su estancia en el museo y a la salida de éste.

Conservación y restauración

Los tratamientos de conservación o, como se ha dado en llamar, conservación curativa, suponen una acción directa sobre la obra y sólo se aplican cuando se encuentra en estado de deterioro. Implican, por ejemplo, la consolidación de la materia y su estabilización estructural o química. Las intervenciones de restauración, que normalmente implican un cambio de aspecto, se aplican para devolver o permitir la lectura de las obras sin alterar su significado. Éste es el trabajo con el que tradicionalmente se ha identificado a los conservadores-restauradores, sin embargo en la actualidad las nuevas necesidades museológicas potencian las actuaciones de conservación e investigación. Dada la variedad de piezas que componen la colección del Museo de Bellas Artes de Bilbao es imprescindible desarrollar un trabajo interdisciplinar, y de ahí la creciente colaboración y el intercambio de especialistas con diversas instituciones públicas, como el Instituto del Patrimonio Cultural de España, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas o el Museo Nacional del Prado.

Formulario de petición de información de cinemateca

Para cualquier duda o consulta relacionada con el departamento, haznos llegar tu mensaje completando el siguiente formulario:

Los datos marcados con (*) son obligatorios