X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

ACTUALIDAD

02|02|21 Últimas adquisiciones y donaciones 2020

El Patronato del Museo de Bellas Artes de Bilbao aprobó el pasado mes de diciembre el ingreso en la colección de un nutrido conjunto de obras de arte donadas a lo largo de la segunda mitad de ese año, que ahora se presentan al público. En el mes de julio, coincidiendo con la reapertura del museo, tuvimos ocasión de dar a conocer un primer grupo de piezas recibidas como donación en 2020.

Hoy damos cuenta de un segundo conjunto de donaciones recibidas por el museo durante el segundo semestre del año 2020. Las obras forman varios grupos según su procedencia, siendo una de las principales fuentes de ingreso las incorporadas a la colección gracias a las aportaciones realizadas por los Amigos del Museo, colectivo que este último año ha crecido un 10%.


Aportación de los Amigos del Museo

Una de las más importantes aportaciones de los amigos, y, sin duda, una de las adquisiciones más relevantes del año, es el cuadro de gran formato del pintor e ilustrador francés Gustave Doré (Estrasburgo, Francia, 1832-París, 1883) titulado Los vagabundos. Pintado tras uno de sus viajes a España en 1863, la obra responde al especial interés del artista por los personajes bohemios o excluidos de la sociedad, como mendigos o feriantes, razón por la que se presenta por primera vez al público del museo en la sala O (Otredad) del alfabeto. Con esta importante pintura reforzamos el vínculo de la pintura europea con España y la escuela española, fermento moderno de las trayectorias de artistas claves de nuestra colección, como Ignacio Zuloaga, Juan de Echevarría o José Gutiérrez Solana.

Además, tras la retrospectiva que dedicó el pasado año a Vicente Ameztoy (San Sebastián, 1946- 2001), el museo ha tenido la posibilidad de completar la extraordinaria presencia de su trabajo en la colección con la adquisición de uno de sus originales retratos pintados sobre espejo, una obra Sin título fechada en 1970 que puede verse en la sala E (Espejo).

Finalmente, los amigos del museo han contribuido también al programa de adquisiciones de artistas contemporáneas con Variation sur la même t’aime (1992), de Itziar Okariz (San Sebastián, 1965), perteneciente a una de las primeras series fotográficas de la artista, que se presenta en la sala Y (Yo).

 

Programa de adquisiciones de arte contemporáneo

Junto a esta obra temprana de Itziar Okariz, el museo ha adquirido, con los fondos aportados por las instituciones fundadoras este año, un importante conjunto de obras de esta creadora, consolidada como una de las grandes figuras de la escena artística contemporánea española. La adquisición incluye los trabajos en video Trepar edificios. Abando RENFE, Plaza Circular, Bilbao (2003) y Las estatuas (Jorge Oteiza, “Mi mujer”) (2018). El conjunto ofrece una panorámica por la trayectoria de Okariz desde principios de la década de 1990 hasta la actualidad y que se completa con la donación realizada por la artista de la obra sonora Aplauso (2011) que se presenta en la sala TX (Etxe).

Dentro del programa adquisiciones de artistas contemporáneos destaca también la incorporación de la extraordinaria instalación Cabeza-Espiral-Agujero-Puño-Esperma-Nudo (2008) de Ana Laura Aláez (Bilbao, 1964). Formada por seis oscuras formas escultóricas colgadas sobre el muro, es una de las obras de mayor ambición de la autora y fue creada para su importante exposición individual Pabellón de escultura, celebrada en el MUSAC de León. La pieza participará próximamente en la retrospectiva de Aláez Todos los conciertos, todas las noches, todo vacío, organizada por Azkuna Zentroa, e ingresa en el museo en compañía de una obra anterior, Butterflies (2004). Se trata de un video que se expone ahora en solitario como donación de la artista en la sala H (Heads & Hands).

Por otra parte, la presencia de Ibon Aranberri (Itziar-Deba, Gipuzkoa, 1969) en la colección del museo se completa ahora con Sin título (Barrutik kanpora), un video grabado en 2019 en el interior de la cueva de Iritegi (Oñati) antes del desmontaje de la estructura metálica con que Aranberri la había cerrado en 2003, una acción, esta última, que dio como resultado la escultura Zulo beltzen geometría, recientemente incorporada al museo. El video, donado por el artista, se proyecta en el vestíbulo del primer piso del edificio antiguo del museo como contrapunto a la presencia de la escultura en el hall moderno.

Para terminar, el programa de adquisiciones de arte contemporáneo de 2020 incluyó también la escultura sarà-sarà de Josu Bilbao (Bermeo, 1978) expuesta actualmente en la sala 32, realizada durante el confinamiento y presentada por primera vez hace unos meses en el Centro Párraga de Murcia. Por su parte, el artista ha donado una carpeta con diversos bocetos y documentación relativa al montaje de la obra esàk-esà, que se instaló en 2018 en el hall moderno del museo con motivo de la exposición Después de 68.

 

En memoria de Jorge de Barandiarán

Por último, entre las donaciones recibidas en 2020 destaca la realizada en memoria de Jorge de Barandiarán, director del museo entre 1983 y 1996, recientemente fallecido. Se trata de dos álbumes de recuerdos artísticos que pertenecieron a la mítica galería Lúzaro de Bilbao, un espacio expositivo que Barandiarán dirigió junto con Asís Aznar y la colaboración de Carmen López-Niclós, y cuya actividad fue clave para la vida artística local y el desarrollo de las artes plásticas en Euskadi en la década de 1970.

{Ampliar imagen}

Rafael Canogar
(Toledo, 1935)

Sin título (1973)
Donación de los herederos de Jorge de Barandiarán

{Ampliar imagen}

José María Yturralde
(Cuenca, 1942)

Sin título (c. 1975-1976)
Donación de los herederos de Jorge de Barandiarán

 

La donación está compuesta de 67 originales de los principales artistas que formaron parte del programa expositivo de Lúzaro, centrado en el arte de vanguardia, tanto artistas relevantes españoles, como Rafael Canogar, Luis Feito, Lucio Muñoz, José María Yturralde o Francisco Peinado, como especialmente vascos como Marta Cárdenas, Juan Luis Goenaga, Andrés Nagel, Carmelo Ortiz de Elguea, Remigio Mendiburu o Juan Carlos Eguillor (San Sebastián, 1947-Madrid, 2011), de quien además, el museo ha recibido de una colección particular el cartel que Eguillor realizó en 1978 para conmemorar la primera Aste Nagusia bilbaína de la democracia.

 


 

Gustave DORÉ
(Estrasburgo, Francia, 1832-París, 1883)


Los vagabundos, c. 1863
Óleo sobre lienzo
198,1 x 96,5 cm
Adquirido gracias a la aportación de los Amigos del Museo

El gusto por lo español, o espagnolade, se puso de moda sobre todo en Francia en la década de 1860. Así, durante el siglo XIX numerosos autores viajaron al país para conocer de primera mano los paisajes, tipos y costumbres que luego plasmarían en sus obras: entre otros, los literatos Prosper Merimée, Teophile Gautier o Alexandre Dumas, y los pintores Eugène Delacroix, David Roberts, Edouard Manet o el propio Gustave Doré.

Sus obras de temática española se caracterizan, como es el caso de Los vagabundos, por estar protagonizadas por personajes de clase humilde. Ejecutadas con un fuerte carácter costumbrista, dibujo impreciso y una paleta vibrante y apenas colorista, las figuras huyen del pintoresquismo para acercarnos una lectura antropológica de las clases más desfavorecidas, visión que Doré compartió con los pintores realistas franceses, como Manet o Courbet.

Tras formar parte de colecciones norteamericanas y europeas, la obra incorpora al museo uno de los artistas destacados del siglo XIX, enriquece la representación de ese siglo complementando el realismo de otros pintores como Théodule-Armand Ribot y, al tiempo, sirve de nexo con la corriente naturalista europea de principios del siglo XX encarnada en Ignacio Zuloaga.


Vicente AMEZTOY
(San Sebastián, 1946-2001)


Sin título
Óleo sobre espejo
68 x 48 cm
Adquirido gracias a la aportación de los Amigos del Museo

Se conocen sólo tres obras pintadas al óleo sobre espejo que Ameztoy realizó en 1970 y 1973, en una etapa temprana de su carrera artística y, por tanto, constituyen una singularidad en su producción y en el arte vasco de esos años. Las tres se presentaron al público en la primera exposición individual del pintor en Madrid, celebrada en 1971.

El crítico de arte José Ayllón escribía entonces a propósito de estas piezas: "frente al espejo, que refleja meramente lo que tiene delante de sí, Ameztoy nos propone todo lo contrario. El espectador de sí mismo se ha convertido en un ocupante de un espacio desocupado o viceversa. […]". Javier Viar ha relacionado el motivo del espejo con el tema del doble, un tema que fascinó a Ameztoy a lo largo de toda su carrera. El artista incluyó en el cuadro una inscripción que refuerza la idea del juego visual "Esto ez da espejua" (Esto no es un espejo).


 

Itziar OKARIZ
(San Sebastián, 1965)

Variation sur la même t’aime, 1992
3 fotografías b/n
100 x 135 (dos) y 100 x 70 cm
Adquirido gracias a la aportación de los Amigos del Museo

Aplauso (16 de octubre de 2007, Museo Guggenheim Bilbao), 2008
Instalación
Donación de la artista

Compañera de generación de los artistas vascos Jon Mikel Euba, Azucena Vieites o Gema Intxausti, Itziar Okariz se incorporó a la escena artística a comienzos de la década de 1990. En su caso, aunque se formó en la Facultad de Bellas Artes de Bilbao en la especialidad de escultura, eligió muy pronto la performance como medio de expresión e investigación, y en la actualidad es una de las artistas con mayor reconocimiento internacional en este medio artístico. En 2019 fue seleccionada junto al escultor Sergio Prego para representar a España en la 58ª Bienal de Venecia.

Las tres fotografías de Variation sur la même t’aime (1992) forman parte de una serie más extensa en la que, partiendo de la utilización de su propio cuerpo como material artístico y espacio de "disidencia", Okariz reflexionaba sobre cómo se construye la identidad sexual y de género, pero también política y cultural, una reflexión que éste y otros primeros trabajos suyos desarrollaron de forma pionera en España. La obra toma su título de un celebrado álbum de la cantante francesa Vanessa Paradis publicado en 1990. Para este trabajo, Okariz se rapó el pelo dibujando sobre su cabeza un mapamundi y alterando, en un gesto radical y subversivo, su imagen corporal.

La pieza es el resultado de la performance que Okariz realizó en el Museo Guggenheim de Bilbao en 2007, donde fue invitada a intervenir frente a un público previamente convocado, y ofrece el registro en audio -en un disco de vinilo- del aplauso, lento en su inicio, constante después, del público expresamente reunido en el atrio de ese museo. Hasta entonces, las acciones de la artista habían tenido lugar delante de un público reunido de forma fortuita, no convocado, y es por ello que Okariz considera a la obra como una pieza seminal dentro de su trabajo. El resultado de la grabación de aquella acción es una instalación sonora que requiere de la participación del público mediante su decisión de activar o no el botón de inicio del tocadiscos en el que se reproduce la grabación del aplauso.


 

Ibon ARANBERRI
(Itziar-Deba, Gipuzkoa, 1969)


S/T (Barrutik kanpora), 2019
Video digital monocanal, 9 min
Edición 1/1 (+ A.P.)
Donación del artista

En 2003 Ibon Aranberri intervino en la cueva prehistórica de Iritegi (Oñati, Gipuzkoa) cerrando su entrada con una estructura metálica. Dos décadas después, dio por concluida la acción y desmontó el cierre devolviendo la cueva a su estado original. Zulo beltzen geometria (2019), escultura adquirida por el museo en diciembre de 2019, es el resultado de una nueva intervención en la que los módulos de acero conforman ahora una obra autónoma.

El video donado parte de la grabación que el artista realizó en el interior de la cueva en 2019, meses antes del desmontaje de la pieza. La grabación no tuvo pretensión artística, pero en fecha reciente Aranberri ha tomado conciencia de su potencial poético y evocador. Así, en 2019 fue mostrada en Stuttgart en la colectiva Sleeping with a Vengeance, Dreaming of a Life aunque no como obra artística. La grabación donada al museo es el resultado de un nuevo montaje del video original, realizado en noviembre de 2020.


 

Ana Laura ALÁEZ
(Bilbao, 1964)


Butterflies, 2004
Vídeo, color, sonido, 7’59’’
Ejemplar 1/3 (más una Prueba de artista)
Donación de la artista

Butterflies (Mariposas) fue la primera colaboración de Ana Laura Aláez y el músico Daniel Holc (Ascii.disko). En el video suena como música de fondo una canción de amor escrita para ella por Holc con el estribillo "¿qué pasará cuando ya no sintamos mariposas en el estómago?". Aláez, desnuda y sin elementos accesorios interpreta la canción sin que apenas se oiga su voz y ajena a la cámara, en una escena que sugiere intimidad e indefensión.

La donación de este audiovisual responde al deseo de Aláez de que el conjunto escultórico Cabeza-Espiral-Agujero-Puño-Esperma-Nudo (2008), recientemente adquirido por el museo, pueda exponerse independiente o formando parte de una instalación con Butterflies: dos trabajos aparentemente opuestos, uno hablando de violencia, el otro de vulnerabilidad, que muestran el formidable talento escultórico y espacial de Aláez.


 

Josu BILBAO
(Bermeo, Bizkaia, 1978)


sarà-sarà, 2020
Escultura. Dimensiones variables
Adquirido por el Museo

esàk-esà, 2020
Carpeta con 5 bocetos, 296 x 211 mm c.u.

La práctica artística de Josu Bilbao se configura a partir de la observación y el diálogo casi constante con los materiales -siempre humildes- y los espacios en los que realiza sus intervenciones escultóricas. Un buen ejemplo de su labor artística es la pieza adquirida por el museo sarà-sarà, obra que está formada por ocho pares de caballetes metálicos sobre los que reposan una serie de barras, también metálicas, de distintos tamaños, objetos aparentemente triviales, corrientes y que muestran al espectador las huellas que el tiempo y el uso han dejado en ellos. En su trabajo, el artista acostumbra a ir sumando experiencias, posibilidades de ser y estar en el espacio, y a desarrollarse de una forma o de otra durante el propio proceso de instalación y montaje. Concibe sus creaciones no como proyectos cerrados, sino como procesos de investigación abiertos en todo momento y en los que producen "relaciones y aperturas" que ocasionalmente proporcionan un acceso "a la unión entre los mundos del pensamiento-habla y la materia-energía".

La escultura, creada con ocasión de su exposición individual en el Centro Párraga de Murcia en 2020, es una obra de grandes dimensiones y rotundo desarrollo espacial y constituye un punto de inflexión en el trabajo que Bilbao ha venido desarrollando hasta ahora, pues se trata de su primera pieza con plena autonomía como "objeto" escultórico susceptible de existir más allá del marco temporal de una exposición o de una intervención site-specific concreta.

La obra esàk-esà es la transcripción fonética de un dicho popular en euskera que podría traducirse como "el no, el no", y fue el título elegido por Josu Bilbao para tres complejos trabajos escultóricos instalados en los espacios de la galería etHALL de Barcelona, el Centro Botín de Santander y el Museo de Bellas Artes de Bilbao (dentro de la exposición Después del 68. Arte y prácticas artísticas en el País Vasco 1968-2018). La carpeta donada al museo reúne cinco bocetos de la intervención que realizó en el museo. Son imágenes surgidas del escaneo directo de pequeños restos de materiales utilizados en esta escultura y de sus propias manos. Para el artista estos delicados trabajos sobre papel funcionan como "bocetos" de ella, como imágenes que "esbozaron de algún modo la espacialidad de esàk-esà".


 

Juan Carlos EGUILLOR
(San Sebastián, 1947-Madrid, 2011)


Semana Grande de Bilbao, 1978
Offset sobre papel, 701 x 500 mm
Donación de Marino Montero

El polifacético ilustrador Juan Carlos Eguillor realizó este cartel para las primeras fiestas de Bilbao, en agosto de 1978. Encarna el clima de libertad que se vivía en la ciudad con la llegada de la democracia y el ambiente festivo del momento. Los cabezudos, las parejas bailando y, en especial, el txistulari encierran un alto valor simbólico que ha hecho de esta obra uno de los iconos de la Aste Nagusia bilbaína. La donación de este cartel complementa brillantemente la representación de la obra de Eguillor en la colección del museo.