X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

ACTUALIDAD

02|07|20 Últimas donaciones 2020

El Patronato del Museo de Bellas Artes de Bilbao celebra el ingreso en la colección de un nutrido conjunto de obras de arte que han sido donadas este año a lo largo de los últimos meses. Esta nueva donación refrenda una de las señas de identidad del museo, que se mantiene hasta nuestros días, como es el compromiso de numerosos coleccionistas que, a lo largo de su historia, han contribuido al enriquecimiento de su colección. Hombres y mujeres que han jugado un papel fundamental en la creación y desarrollo del museo, entendido como un bien patrimonial y cultural necesario para la ciudadanía, y como signo del progreso común. Hay que recordar que en las dos últimas décadas, desde la constitución de la Fundación Museo de Bellas Artes de Bilbao en 2001, el conjunto de las obras que han ingresado en la colección mediante donación es superior al de aquellas que lo han hecho a través de adquisiciones, valores que se muestran superiores no solo en número de piezas, sino también en su cuantía patrimonial.

Este dato es especialmente relevante en los últimos años, en los que han ingresado piezas tan significativas como la pintura Triunfo del Amor sobre la Guerra (1784) de Luis Paret -donada por Alicia Koplowitz en 2018-, la escultura en acero Bilbao (1983) de Richard Serra -donada en 2018 en memoria de Martín García-Urtiaga y Mercedes Torrontegui por sus nietos- o la instalación Hanging Figures (1997) de Juan Muñoz -donada en 2019 por la Fundación Vizcaína Aguirre, miembro del Patronato del museo-.

A pesar de las difíciles circunstancias actuales, la persistencia de este mecenazgo ejemplar permite presentar hoy una selección de las últimas donaciones recibidas: una obra del fotógrafo alemán Thomas Struth, una escultura de Dora Salazar (Alsasua, Navarra, 1963), tres aguafuertes del escultor Vicente Larrea (Bilbao, 1934), y dos importantes fondos artístico-documentales de Juncal Ballestín (Vitoria-Gasteiz, 1953-2015) y de Juan Carlos Eguillor (San Sebastián, 1947–Madrid, 2011), respectivamente, que se muestran formando parte en el contexto de ABC. El Alfabeto del Museo de Bilbao y de la sala de arte contemporáneo [Dora Salazar y Ballestín].

A pesar de que se darán a conocer al público más adelante, hay que mencionar la donación por parte de un coleccionista particular de dos extraordinarios grabados de Lucas Vorsterman I de gran interés, pues guardan estrecha relación con una de las obras maestras de la colección, Lot y sus hijas, de Orazio Gentileschi. Junto a estas dos extraordinarias obras sobre papel, destaca también el mural colectivo de 1980 que pintaron Vicente Ameztoy, José Luis Zumeta y Carlos Zabala contra la central nuclear de Lemoiz.

 


 

Lucas Vorsterman según Gentileschi
(Zaltbommel, Paises Bajos, 1595-Amberes, Bélgica, 1675)

Lot y sus hijas
, 1629-1630
Aguafuerte y buril sobre papel 332 x 430 mm
Donación de colección particular en 2020

Lucas Vorsterman según Van Dyck

Retrato de Orazio Gentileschi
, de la serie Iconografía
Buril sobre papel, 247 x 177 mm
Donación de colección particular en 2020

El primer grabado es una estampa de reproducción ejecutada a partir del cuadro Lot y sus hijas de Orazio Gentileschi, que conserva la colección del museo de Bilbao, y reproduce en posición invertida el citado cuadro. Lo entalló Lucas Vorsterman I, grabador predilecto de Rubens y Van Dyck, probablemente durante su estancia en Gran Bretaña (1624-1630). Al pie aparece una extensa dedicatoria a Gaspar Roomer, célebre comerciante y mecenas flamenco instalado en Nápoles. El segundo es la conocida efigie de Gentileschi que abocetó Van Dyck, y que en esta versión grabada se incluyó en la célebre serie Iconographia. El dibujo pudo hacerlo Van Dyck en su etapa inglesa, y el grabado sería de la etapa final de Vorsterman en Amberes, a partir de 1630.


 

Vicente LARREA
(Bilbao, 1934)

Sin título, c. 1979
Aguafuerte sobre papel
70 x 90 cm (papel); 45 x 61 cm (huella)
Donación del artista en 2020

Esta donación comprende tres grabados realizados por el escultor Vicente Larrea. Uno de ellos se corresponde con una plancha cinc conservada en el museo, que el artista también donó en 2013, y de la que el museo no tenía estampa alguna. Los otros dos grabados son de reciente creación y han sido estampados por la artista y editora Usoa Zumeta. El museo conserva dos grabados más de Larrea, realizados con carácter de homenaje y de los que también conserva sus respectivas planchas. El primero, de 1996, está dedicado a Jorge de Barandiarán; y el segundo, de 2008, formó parte de la carpeta de varios artistas editada por el museo con ocasión de su centenario.


 

Juan Carlos EGUILLOR
(San Sebastián, 1947–Madrid, 2011)

Sin título
Tinta y lápiz de color sobre papel
27,1 x 23,1 cm
Donación de doña Carmen Eguillor en 2020

Nacido en San Sebastián, a pesar de trabajar activamente en Madrid, Eguillor pasó gran parte de su vida en Bilbao, donde se convirtió en un perspicaz analista de la Villa. Además de a las singularidades de la ciudad, Eguillor también prestó atención a asuntos polémicos de actualidad. Abordó todo tipo de ilustraciones y creaciones gráficas, desde la ilustración infantil hasta la publicidad y empleó sus extraordinarias dotes para la observación en infinidad de creaciones -muchas dentro del humor gráfico- como dibujante, ilustrador, pintor, historietista, video artista o grabador.

Las obras de esta donación efectuada por la hermana del artista han sido escogidas de entre el vasto fondo que dejó Eguillor a su fallecimiento y cuyo resultado es una magnifica representación de su polifacética producción, a través de 99 obras sobre papel, 7 cuadernos, y 4 objetos.


 

Vicente AMEZTOY (San Sebastián, 1946-2001)
José Luis ZUMETA
(Usurbil, Gipuzkoa, 1939, San Sebastián, 2020)
Carlos ZABALA
(Irun, Gipuzkoa, 1952)

Sin título, 1980
Óleo sobre táblex. 500 x 700 cm. aprox.
Donación de la asociación Andikona 1936 en 2020

El mural fue realizado durante los Herrikoi Topaketak (Encuentros populares) celebrados en la Feria de Muestras de Bilbao en noviembre de 1980 contra la central nuclear de Lemoiz (Bizkaia). Los pintores Vicente Ameztoy, José Luis Zumeta y Carlos Zabala "Arrastalu" pintaron en directo la obra que, tras el evento, quedó abandonada. Tras diversas vicisitudes se hizo cargo de él la Fundación Andikona 1936, de Otxandio, defensora de la memoria histórica. El mural, que fue restaurado por Zumeta, ha estado instalado hasta ahora en la escuela pública de esa localidad.

En torno a una mesa cubierta por un pasaje idílico de praderas arboladas, caseríos y suaves montañas, siniestros representantes de los poderes político, económico y militar observan con complacencia la destrucción del territorio y de sus recursos, por parte de dos voraces serpientes de cuerpos entrelazados, una con la bandera española, otra con la norteamericana. Preside la reunión el entonces presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan.


 

Juncal BALLESTÍN
(Vitoria-Gasteiz, 1953-2015)

Sin título, 1977
Madera pintada. 125 x 17,5 x 3 cm
Donación de colección particular en 2020

La donación, procedente de una colección particular de Bilbao, incluye un importante conjunto de obras de los artistas alaveses Juncal Ballestín, Miguel González de San Román, Carmelo Ortiz de Elgea y Juan Mieg, así como dos carteles originales del pintor bilbaíno Alfonso Gortázar.

Destaca el fondo de la artista Juncal Ballestín (1953-2015), que incluye varios objetos escultóricos fechados a finales de los años setenta, así como significativos ejemplos del grabado que desarrolló durante los ochenta. Se incluyen también carteles e invitaciones que diseñó para diversas instituciones y colectivos culturales. Todo ello permite incorporar por vez primera un conjunto representativo de una de las artistas más importantes de la escena artística alavesa de los años ochenta y noventa.


 

Dora SALAZAR
(Alsasua, Navarra, 1963)

Tejer II, 2001
Hilo de cobre. 230 x 60 x 60 cm
Donación de don Jose Ramón Prieto en 2020

Salazar se dio a conocer a comienzos de la decada de 1990 en la escena artística vasca con una obra que aprovechaba objetos reciclados y con la figura humana como punto de referencia. Tejer II pertenece a una reducida serie de esculturas de escala natural realizadas con alambre de cobre, material que se adapta bien a la levedad que la artista trataba entonces de introducir en su escultura. La obra, una figura femenina sin extremidades, se expone suspendida del techo. No tiene rasgos faciales ni ningún otro elemento que le pueda dar identidad individual.

El cuerpo parece aprisionado por un vestido o un corsé, en una imagen estereotipada de feminidad. Ajena a cualquier intención narrativa, funciona como un arquetipo que cuestiona los roles tradicionalmente asociados al cuerpo femenino y a su indumentaria. La donación ahora de esta obra de madurez incorpora a Dora Salazar en la colección del museo con una obra destacada en su producción.


 

Thomas STRUTH
(Geldern, Alemania, 1954)

La familia Iglesias, San Sebastián, 2015
Impresión cromogénica sobre papel
182 x 289 cm
Donación de la familia Iglesias Fernández-Berridi en 2020

La obra -que participó en la reciente exposición que el Guggenheim Bilbao Museo dedicó a la obra de Struth- forma parte de una de sus series fotográficas más características, en las que efigia a personas de diferentes lugares del mundo en su contexto familiar. Aquí, retrata a la familia del empresario donostiarra Eduardo Iglesias Hernández, fallecido en 2019, que aparece sentado en el jardín de su casa y rodeado de sus hijos Eduardo, Alberto, Lourdes y Cristina -la escultora Cristina Iglesias, que en la fecha en la que fue realizada la fotografía había ya trabajado con Struth en algunos proyectos artísticos-, de sus hijos políticos y de sus nietos. Pese a la apariencia de instantánea, el retrato, como todos los de Struth, es el resultado de largas sesiones de trabajo previo.

Struth está considerado uno de los fotógrafos vivos más influyentes, por lo que la incorporación ahora de esta donación a la colección del museo es un hecho de gran interés.