X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

ACTUALIDAD

27|09|12 Arte Para Tocar

El museo e Iberdrola ponen en marcha una actividad educativa pionera, dirigida a personas con discapacidad visual.

 

Con los objetivos de extender la accesibilidad a un número creciente de públicos y de fomentar su desarrollo a través de actividades que tienen el arte como herramienta educativa, el Departamento de Educación del museo cuenta desde 2008 con el apoyo de IBERDROLA para realizar recorridos en sala y talleres de experimentación, dirigidos a personas con discapacidades visuales e intelectuales, y a otros colectivos con necesidades especiales.

Ahora, y gracias a una técnica pionera que permite a las personas con discapacidad visual acceder al conocimiento de las obras de arte, cinco cuadros seleccionados entre las obras maestras de la colección permanente del museo forman parte de una nueva propuesta educativa, específicamente diseñada para conocer pinturas a través del tacto. Se trata de La Anunciación de El Greco, San Sebastián curado por las santas mujeres de José de Ribera, Lot y sus hijas de Orazio Gentileschi, Mujer sentada con un niño en brazos de Mary Cassatt y Lying figure in mirror de Francis Bacon.

Esta novedosa técnica –denominada Didú y desarrollada por la empresa Estudios Durero de Bilbao– consigue conferir texturas y un relieve de hasta cinco milímetros a imágenes planas. El proceso se desarrolla a partir de una fotografía de la imagen en alta resolución. Después, se seleccionan las texturas y volúmenes más idóneos para guiar las manos de la persona invidente. En este aspecto, pequeños detalles, aparentemente insignificantes, pueden ser fundamentales para comprender la composición o el tema que se desarrolla en cada cuadro. Tras unas cuarenta horas de trabajo en cada imagen, los volúmenes y texturas quedan definidos y se imprimen con una tinta especial. Después, en un proceso de unas doce horas de duración, se aplica un procedimiento químico que consigue dar volumen a elementos inicialmente planos. Sobre ellos se imprime la imagen real y con los colores originales, en un tamaño de unos 80 x 120 cm, apropiado para que pueda ser recorrida y abarcada con las manos.

De este modo, los planos adquieren tridimensionalidad y el cuadro queda reproducido en relieve para que, a través del tacto, se puedan explorar las texturas y el volumen de las reproducciones. Al mismo tiempo, los pormenores temáticos quedan explicados en la locución de una audio-guía, en euskera, castellano o inglés, específicamente desarrollada para dirigir la interpretación táctil de la pintura. Por último, y con la intención de provocar una toma de conciencia sobre el carácter de esta actividad, se ponen a disposición del público antifaces para que cualquier persona pueda experimentar el potencial del tacto.

Enlaces

Volver al listado