X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

ACTUALIDAD

30|10|18 Programa de accesibilidad "Arte para tocar"

Un programa de accesibilidad visual pionero que el museo e Iberdrola pusieron en marcha en 2012, sale del museo para desarrollarse en diversos centros educativos de Bizkaia

 

Desde 2008 Iberdrola y el museo comparten el objetivo de extender la accesibilidad a un número creciente de públicos para fomentar su desarrollo mediante actividades que tienen en el arte su principal herramienta educativa. Con este fin, el Departamento de Educación y Acción Cultural del museo ha desarrollado diversas actividades y talleres específicos dirigidos a personas con algún tipo de discapacidad visual o intelectual, así como a otros colectivos con necesidades especiales.

Entre ellos destaca por su carácter pionero Arte para Tocar, un programa dirigido a personas con discapacidad visual que el museo puso en marcha en septiembre de 2012 y que, años después, han adoptado otros museos como el Prado o el Thyssen, en Madrid, o el Pushkin de Moscú. Se basa en una nueva tecnología desarrollada por Estudios Durero (Bilbao), capaz de conferir texturas y relieve a imágenes planas, de modo que consigue transformar una imagen digital en un soporte que se puede tocar.

El proceso parte de una fotografía en alta resolución de la obra de arte seleccionada, de la que se escogen los elementos de la composición más idóneos para guiar las manos de la persona invidente. Tras definir los volúmenes y las texturas, éstos se imprimen con una tinta especial.  Después, se aplica un procedimiento químico que consigue dar volumen a elementos inicialmente planos. Sobre esta superficie se imprime a escala la imagen de la obra de arte real con sus colores originales y en un tamaño apropiado para que pueda ser abarcada y recorrida con las manos. De este modo, los planos adquieren una tridimensionalidad de hasta 6 milímetros que hace posible que, a través del tacto, se puedan explorar las reproducciones.

Esta experiencia sensorial se completa didácticamente con una audioguía de apoyo –en euskera, castellano o inglés– específicamente desarrollada para dirigir la interpretación de la pintura. Por último, y con la intención de provocar una toma de conciencia sobre el carácter de esta actividad, se ponen a disposición del público antifaces para que cualquier persona pueda experimentar el potencial del tacto. También se incluyen un comentario –en euskera y castellano– de la obra y cartelas en braille.

Tras más de cinco años desarrollando el proyecto in situ, y tras haber recibido cerca de 600 participantes, el expositor con las obras del museo inicia un recorrido por diversos centros educativos de Bizkaia, haciendo extensivo el programa fuera del propio museo y ampliando así el objetivo de hacer accesible a personas con algún tipo de discapacidad visual una selección representativa de su colección.

A las cinco obras iniciales de este programa educativo, recientemente se le ha añadido una nueva que completa la propuesta. De este modo, pueden disfrutarse de forma táctil seis obras pertenecientes a diversos periodos y maestros de la historia del arte: la escuela española –La Anunciación de El Greco y San Sebastián curado por las santas mujeres de José de Ribera–; la pintura barroca italiana –Lot y sus hijas de Orazio Gentileschi; el impresionismo con Mujer sentada con un niño en brazos de Mary Cassatt, una de las pintoras más emblemáticas del movimiento; el arte de la segunda mitad del siglo XX con Lying Figure in Mirror de Francis Bacon;y, por último, La aldeanita del clavel rojo de Adolfo Guiard, una de las obras más representativas de la colección de artistas vascos del museo.

Además de la incorporación de una nueva obra, se ha modernizado el mobiliario que aloja las reproducciones para facilitar su itinerancia fuera del museo.

La propuesta, que se desarrollará desde el 30 de este mes hasta marzo de 2019, ha interesado ya a más de 25 centros educativos que recibirán el expositor con las seis piezas. Además, una educadora preparada por el museo facilitará el acercamiento táctil a la exposición, animando al diálogo y a la puesta en común de las impresiones derivadas de la experiencia.

Junto al patrocinio de Iberdrola, la actividad Arte para Tocar cuenta en este curso con la colaboración del Centro de Recursos para la Inclusión Educativa del Alumnado con Discapacidad Visual de Bizkaia del Departamento de Educación del Gobierno Vasco.

 

Iberdrola, comprometida con la sociedad

Iberdrola, desde su creación, ha estado comprometida con el desarrollo energético, cultural y social de las comunidades en las que está presente. En este sentido, la Fundación Iberdrola España representa un paso más en dicho compromiso, mediante el impulso de iniciativas que contribuyen a mejorar la calidad de vida de las personas. Una de las áreas en las que centra su actividad es el desarrollo cultural, centrado en el cuidado y mantenimiento de las riquezas culturales y artísticas.

En este ámbito se enmarca la colaboración con el museo de Bellas Artes que incluye el apoyo al programa de Conservación y Restauración, la creación de una beca de formación e investigación

en el campo de la conservación y restauración de obras de arte y la colaboración en el desarrollo de actividades didácticas específicamente ideadas para dar a conocer la colección del museo a públicos con necesidades especiales por discapacidad visual o cognitiva, o en programas de inserción social.

 

Información y reservas: Departamento de Educación y Acción Cultural. Tel. 94 439 61 41.

 

logotipo de Iberdrola

Volver al listado