X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

ACTUALIDAD

05|07|18 Restauración de una obra de Darío Urzay

El vientre del observador (Umbral de atención) (Afterimages), 2001

 

El museo aborda anualmente diversos tratamientos de conservación y restauración de obras de arte pertenecientes a su colección, gracias al apoyo de Iberdrola, Patrono de la Fundación Museo de Bellas Artes de Bilbao. Al grueso de este programa, se añade este año una actuación especial dirigida a una de las obras de arte contemporáneo más singulares y sofisticadas de la colección. Se trata de El vientre del observador (Umbral de atención) (Afterimages), que surgió del encargo que el propio museo hizo en 2001 a Darío Urzay (Bilbao, 1958) con ocasión de la exposición Gaur, Hemen, Orain, dedicada al arte vasco contemporáneo.

La obra original fue proyectada por Urzay para un lugar específico del museo –el pasillo del edificio moderno limitado por la cristalera que asoma a la Plaza del Monumento a Arriaga– y concebida en dos partes relacionadas entre sí, donde lo importante no es cada pieza independiente, sino la unidad del conjunto que parte de la "creación madre" de los cuadros pequeños (Umbral de atención).

Los cinco paneles pequeños(150 x 122 cm) de Umbral de atención, realizados en óleo, resina y papel fotográfico sobre madera, fueron el punto de partida para los grandes (280 x 235 cm) al ser su imagen negativa. Fueron fotografiados, digitalizados e impresos en material traslúcido –Afterimages–, encajado entre dos láminas de vidrio montadas en marcos de hierro.

De este modo la obra resume buena parte de los intereses del artista, como son la hibridación de técnicas y medios artísticos (pintura, fotografía o creación digital); la combinación de lo abstracto y su correspondencia con lo real a través de imágenes agigantadas que parten de estructuras biológicas; la provocación de una contemplación doble que completa la pieza en la mirada del espectador; o el uso del rojo –y su contrario, el verde– como metáfora de la vida.

Tras más de quince años de exhibición, la pieza presentaba significativas alteraciones. Después de un exhaustivo estudio, en el que ha estado comprometido el propio Urzay, se ha llevado a cabo un nuevo montaje museográfico reeditando y limitando a ocho el número de piezas, y disponiendo las cuatro grandes pinturas en cajas de luz retroiluminadas y en un montaje mural.

En palabras del artista, la nueva presentación ofrece otra "forma de estar" de las piezas y otra relación con el observador, pero la obra es la misma. Una obra de síntesis, quizá la mejor de sus "pinturas negativas", que ahora recupera la intensidad cromática y la energía expresiva de cada una de las imágenes que han sido objeto de intervención.

 

Intervención




La intervención ha consistido en la nueva producción de cuatro elementos de Afterimages que junto con Umbral de atención conforman la obra. Se ha reducido el número de elementos de cada una de las partes, de cinco a cuatro. El proceso se ha desarrollado en colaboración con Darío Urzay y Estudios Durero. Partiendo de las imágenes originales se ha realizado una impresión UV sobre textil específico (Artist Backlight Senfa) con la máxima calidad de impresión. Cada uno de los cuatro textiles se ha colocado en su correspondiente panel de aluminio preparado con líneas de iluminación led para retroiluminar las imágenes. Se consigue así, mediante la transmisión de la luz, el efecto traslúcido buscado por el artista.

 

Encuentro con Darío Urzay

En un encuentro en sala con Darío Urzay, el artista explicará las claves creativas de la obra y hablará con María José Ruiz-Ozaita, jefa del Departamento de Conservación y Restauración del museo, sobre su proceso de reconfiguración.

Actividad gratuita y exclusiva para Amigos del Museo
Jueves 19 de julio, 11.30 horas, sala 32
Información Tel. 94 439 60 60

PLAZAS AGOTADAS

 

Iberdrola, comprometida con la sociedad

Iberdrola, desde su creación, ha estado comprometida con el desarrollo energético, cultural y social de las comunidades en las que está presente. En este sentido, la Fundación Iberdrola España representa un paso más en dicho compromiso, mediante el impulso de iniciativas que contribuyen a mejorar la calidad de vida de las personas.

La Fundación centra sus actividades en las áreas de formación e investigación en el terreno de la energía, mediante programas de becas y ayudas dirigidas a jóvenes; biodiversidad, con proyectos en defensa del medio ambiente; desarrollo cultural, centrado en el cuidado y mantenimiento de las riquezas culturales y artísticas; y cooperación internacional con los sectores más vulnerables, a través de iniciativas de inclusión social y laboral, especialmente con la infancia y la juventud.

La colaboración entre Iberdrola y el museo apoya tres líneas de actuación:

El programa de Conservación y Restauración, que financia el tratamiento anual de una serie de obras de arte de la colección permanente del museo.
La beca Iberdrola-Museo para el fomento de la formación e investigación en el campo de la conservación y restauración de obras de arte.
Las actividades didácticas específicamente ideadas para dar a conocer la colección del museo a públicos con necesidades especiales por discapacidad visual o cognitiva, o en programas de inserción social.

Por último, y en relación a la obra de Darío Urzay que hoy se presenta, la colección de arte de Iberdrola cuenta con dos obras de este artista Pasaje nocturno 1 y Pasaje nocturno 2, ubicadas en el atrio de la Torre Iberdrola.


logotipo de Iberdrola

Volver al listado