X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

ACTUALIDAD

24|11|21 Víctor Erice. Piedra y cielo. Jorge Oteiza, una evocación

El Museo de Bellas Artes de Bilbao y la Fundación BBVA presentan el libro 'Piedra y cielo. Jorge Oteiza, una evocación', un ensayo en el que Víctor Erice reflexiona sobre la figura de Oteiza a partir de la conferencia que impartió en 2019 en el museo al presentar su videoinstalación Piedra y cielo en el marco del Programa de Videoarte y Creación Digital que impulsan conjuntamente ambas instituciones.

Con motivo de la presentación, Erice pronunció una conferencia que es la base de esta publicación, tal y como él mismo explica en la advertencia previa: "El 13 de noviembre de 2019, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, di una conferencia sobre el proceso de creación de Piedra y cielo, la videoinstalación, inaugurada el día anterior, que tomaba como motivo el monumento dedicado al músico Aita Donostia (1886-1956) en el monte Agiña (Lesaka, Navarra). En dicho monumento la estela funeraria de Jorge Oteiza tenía un papel protagonista, que procuré reflejar en mi audiovisual. Es por ello, que la semblanza de la figura y obra del escultor de Orio ocuparon en la conferencia un espacio central".

El libro recoge un texto de Erice, que comienza con una reflexión personal sobre sus colaboraciones con museos y centros de arte, que él entiende en clave cinematográfica. Aborda seguidamente la figura de Jorge Oteiza -a quien trató a finales de los años cincuenta y comienzos de los sesenta- rememorando las impresiones que se conservan de la primera visita del escultor a Agiña y su idea del crómlech como espacio protector del ser humano. Junto al pensamiento oteiciano, Erice reconoce otra fuente de inspiración en el texto que Gillermo Zuaznabar escribió en 2005 como comisario de la exposición Piedra en el paisaje que el museo de Alzuza (Navarra) dedicó al monumento. Erice califica este trabajo como "…una guía para abordar visualmente la estela de Oteiza como un contenedor de luz…". A partir de aquí, desvela los procedimientos -time-lapse, rodaje nocturno…- y recursos -sobreimpresión de fragmentos de dos poemas de Oteiza al final de los dos videos- de los que el cineasta se ha valido para transmitir los fundamentos del pensamiento y la estética en esta personal evocación de Oteiza.