X

Webgune honetan, gure eta hirugarrenen cookieak erabiltzen ditugu, zure nabigazioari buruzko informazio estatistikoa biltzeko. Nabigatzen jarraitzen baduzu, euren erabilera onartzen duzula ulertuko dugu. Nahi izanez gero, lehentasunak alda ditzakezu edo informazio gehiago jaso ahal duzu. Ados nago

Maisulanak

Manten pulsada la imagen para ampliar

Lucrecia

Lucas Cranach el Viejo

(Kronach, Alemania, 1472-Weimar, Alemania, 1553)

Lucrecia

Óleo sobre tabla. 50,5 x 36,2 cm

1534

Adquirido en 2012

Sobre un fondo oscuro destaca la figura semidesnuda de Lucrecia, una joven virtuosa casada con un noble romano pariente del rey Lucio Tarquinio el Soberbio. Siguiendo la narración clásica de Tito Livio, el hijo del rey se enamoró de ella e intentó seducirla, pero al no conseguirlo la violó. Lucrecia confesó la deshonra a su padre y a su esposo, a quienes hizo jurar venganza poco antes de quitarse la vida en su presencia. Sin paisaje y sin más elementos decorativos que los ricos aderezos de orfebrería, toda la atención se concentra en la suave anatomía de Lucrecia, resaltada por un potente haz de luz. A la cualidad táctil de estos elementos se suman el manto de piel y terciopelo granate, el cabello y el fino velo plisado, que resalta la sensualidad del desnudo al tiempo que sirve para posicionar los brazos y las manos. El ritmo ondulante de la composición anima a recorrerla con la mirada hasta detenerse en la belleza ensoñadora del rostro de la heroína a punto de morir. Pintor y grabador, Lucas Cranach el Viejo fue, con Alberto Durero, protagonista del Renacimiento alemán. Junto a los asuntos religiosos y los retratos, desarrolló un amplio repertorio de temas clásicos y mitológicos, y creó su propio ideal de desnudo femenino, del que esta obra es un bello ejemplo

Maisulanak