X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Exposiciones

A(r)teak zabalduz

 

La Fundación Banco Santander y el Museo de Bellas Artes de Bilbao reactivan el programa La Obra Invitada con una creación site-specific originada a partir del encargo del museo a la artista Maider López. Arnasa (respiración) es una instalación de luz que se contempla desde el exterior del museo y que podrá verse todos los días entre el anochecer y la una de la madrugada a partir de hoy y durante todo el verano.

En el contexto inédito de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, el museo y la Fundación Banco Santander han invitado a la artista Maider López (San Sebastián, 1975) a realizar una intervención artística que interaccione con la propia institución y que, además, provoque en el espectador una reflexión sobre el papel del arte y los museos en la sociedad.

Se trata de la primera vez -en los 19 años y las 63 ediciones en los que se viene desarrollando el formato expositivo de La Obra Invitada- que el museo encarga exprofeso una creación artística, que en este caso añade el valor de estar estrechamente vinculada a su propio espacio y a los acontecimientos actuales.

El resultado es Arnasa, una instalación que gradúa la intensidad de la luz del museo al ritmo de la respiración y en la que la artista propone que, incluso cerrado y sin presencia humana, el museo se expande y sigue "respirando", vivo y contribuyendo a la vida en común de su entorno. En palabras de su creadora: "una pieza hecha para ser vista desde la calle, para mirar el museo desde fuera e integrarlo en la ciudad".

Arnasa (2020)

La actual crisis sanitaria ha provocado un momento de excepcionalidad en el que los museos de casi todo el mundo han estado cerrados, pero han seguido trabajando, las galerías han permanecido intactas, los cuadros y obras han continuado teniendo las condiciones ambientales necesarias para mantenerse, cuidados por el personal del museo. Estos cuadros han estado ahí aun sin público, quizá también en el imaginario de las personas en sus casas, pero sobre todo presentes en el museo.

En la obra de Maider López, el museo de Bilbao abre sus límites y el visitante, hasta ahora ausente, se trastoca en paseante -el flâneur sin rumbo de Charles Baudelaire- que percibe la obra no adentrándose sino desde el exterior, en un momento de la historia en el que el deambular por la ciudad y la necesidad de aire libre se han convertido en deseos colectivos.

Maider López describe así su trabajo:


"El museo respira a través de la luz. La luz en el interior del edificio se enciende y apaga gradualmente al ritmo calmado y constante de la respiración. La luminosidad sale por ventanas y cristaleras expandiendo el museo, conectando el interior y el exterior. La variación de la intensidad de la luz se ve desde la calle y el transeúnte puede ver cómo el interior del museo desprende luz, dando la sensación de que respira y remitiendo a la vida interior del edificio.

Todas las salas del museo se encienden y apagan al mismo tiempo de forma gradual. El museo entero respira como una unidad y así lo deja ver en cada una de sus fachadas.

La transición paulatina de luz a oscuridad y viceversa dura aproximadamente 8 segundos, y entre cada transición de luz hay un momento de quietud (luz u oscuridad) de aproximadamente 3 segundos. La sensación de que el edificio respira viene dada por los tiempos y similitudes con la frecuencia respiratoria a través de la inspiración (transición a luz), retención del aire o apnea (breve quietud de la luz), espiración (transición de luz a oscuridad) y apnea (oscuridad), así como la constante continuidad de estas fases.

El proyecto toma en cuenta el contexto en el que nos encontramos debido a la crisis sanitaria de la COVID-19. Una pieza para ser vista desde la calle, para mirar el museo desde fuera e integrarlo en la ciudad.

El museo, aún cerrado, está vivo. Cuando visité el museo cerrado durante dos meses, sentí cómo esas obras han permanecido ahí, aunque nosotros no estuviéramos. Una potente sensación de vida, de que aun cerrado el museo contribuye, como un jardín al que no tenemos acceso ni podemos verlo o disfrutarlo de una manera directa, pero que sus árboles y vegetación favorecen la vida en común a través del aire, de las abejas que lo visitan…

Mi trabajo parte de elementos existentes que al dislocarlos crean una nueva situación, transformando realidades comunes. En este caso, el ritmo de la iluminación es dislocado visibilizando la vida del museo, expandiéndolo, dándole movimiento y animándolo. Una instalación que interviene en el espacio público y la arquitectura, rompiendo el estatismo de las cosas y los lugares, invitando a buscar nuevos modos de ver y de relación con nuestro entorno".

Arnasa podrá verse desde el exterior del museo a partir del 4 de junio y a lo largo del verano todos los días entre el anochecer y la una de la madrugada. Es una creación efímera de la que se recogerá testimonio en video y fotografía.

 

 

Ficha técnica

Museo de Bellas Artes de Bilbao
Coordinación: Javier Novo González (Coordinador de Conservación e Investigación)
Miriam Alzuri Milanés (Técnico del Departamento de Exposiciones)
Iluminación: Eneko Rekalde Larrinaga (Responsable de Iluminación y Sistemas)
Francisco Alonso Muñiz (Ayudante de Iluminación y Sistemas)
Audiovisuales: Ramón Ganuza Álvarez (Ayudante de grabación y edición/Fotografía)

Externos
Iluminación: Karmelo Tamayo Gutiérrez (Spazio Viabizzuno Vbobilbao)
Andoni Ramos Rodríguez
Alberto Robledinos Sanchez (Ditalight)
Grabación y edición: Pablo del Caño Ayuda

 

Maider López

Licenciada en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco, Maider López (San Sebastián, 1975) cursó estudios de postgrado en el Chelsea College of Arts de Londres y es una de las artistas vascas con mayor proyección internacional.

Su trabajo se ha desarrollado sobre todo a partir de acciones e intervenciones que tienen como punto de partida la arquitectura y el espacio público, y proponen al espectador nuevas formas de percibir y de relacionarse con lo cotidiano. Sus obras requieren a menudo de la participación del público, al que involucra haciéndole parte de un espacio sutilmente alterado.

Su obra ha sido ampliamente expuesta nacional e internacionalmente. Ha participado en las bienales de Venecia 2005 (The Experience of Art, 51 Biennale di Venezia), Sharjah 2009 (Provisions for the Future, Sharjah Biennial 9, United Arab Emirates) y Estambul 2013 (Mom, am I a Barbarian, 13th Istanbul Biennial).

Ha realizado, además, proyectos en el espacio público y expuesto en museos e instituciones culturales como Galería Espacio Mínimo, Madrid (Zoom in, 2017); Matadero Madrid (1645 Tizas, 2016); Koldo Mitxelena Kulturunea, San Sebastián, y MARCO, Vigo (Desplazamiento, 2015 y 2016); Les Ateliers de Rennes, 4ª Biennale d'Art Contemporain, Rennes, Francia (Play Time, 2014); Lower Austria Contemporary (Mountain, 2013); SKOR. Foundation Art and Public Space y Witte de With Contemporary Art, Países Bajos (Polder Cup, 2010); Centre Pompidou-Metz, Francia (Eclats, 2010); SCAPE, Christchurch Biennial of Art in Public Space, Nueva Zelanda (2008); Guggenheim Bilbao (Chacun à Son Goût, 2007) o Caixa Forum Barcelona (Columnes, 2006), entre otros.

 

Patrocina:

Comprar entradas

Volver al listado