X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Exposiciones

Producida por el Museo de Bellas Artes de Bilbao, la exposición British Pop constituye la más importante y exhaustiva revisión hasta el momento dedicada específicamente al arte Pop británico.

A través de 107 obras -67 pinturas, 16 esculturas y una sección de obra gráfica que incluye 24 grabados, collages y dibujos-, realizadas entre 1948 y 1987-89 por 19 artistas destacados, la exposición permite una aproximación global a la contribución británica al movimiento, que hasta ahora se había mostrado sólo en el contexto del Pop norteamericano junto a artistas como Warhol o Lichtenstein.

Además, pone de relieve la participación individual de cada uno de los artistas y analiza las fuentes, las imágenes y los procesos técnicos utilizados por los artistas pop.

La selección de artistas representados en la exposición incluye a Clive Barker (Luton, Bedforshire, 1940), Peter Blake (Dartford, Kent, 1932), Derek Boshier (Portsmouth, 1937), Pauline Boty (Londres, 1938- 1966), Patrick Caulfield (Londres, 1936- 2005), Antony Donaldson (Godalming, Surrey, 1939), Richard Hamilton (Londres, 1922), Jann Haworth (Hollywood, California, 1942), David Hockney (Bradford, Yorkshire, 1937), Allen Jones (Southampton, 1937), R.B. Kitaj (Cleveland, Ohio, 1932), Gerald Laing (Newcastle-upon-Tyne, 1936), Nicholas Monro (Londres, 1936), David Oxtoby (Horsforth, Yorkshire, 1938), Eduardo Paolozzi (Leith, Escocia, 1924- Londres, 2005), Peter Phillips (Birmingham, 1939), Colin Self (Norwich, 1941), Richard Smith (Letchworth, Herfordshire, 1931), Joe Tilson (Londres, 1928).

El proyecto y el catálogo de la exposición han estado a cargo del crítico e historiador de arte Marco Livingstone, una de las máximas autoridades en la materia como resultado de las exposiciones y las numerosas publicaciones que sobre el tema ha dirigido. Livingstone forma parte, además, de la Comisión Artística Asesora del Museo de Bellas Artes de Bilbao y recientemente comisarió para el Museo la exposición Kitaj. Retrato de un hispanista (31 mayo- 2 agosto, 2004).

El término 'pop art' adquirió significado a comienzos de los años sesenta y fue acuñado para definir la cultura visual de masas y las realizaciones de una serie de jóvenes artistas que desafiaban los esquemas artísticos establecidos y que se identificaban con la vida urbana contemporánea y con la iconografía popular.

Pocos años antes, en 1956 y como cartel e ilustración para el catálogo de la exposición This is Tomorrow celebrada ese mismo año en la Whitechapel Gallery de Londres, Richard Hamilton realizó el mítico collage ¿Qué es lo que hace que los hogares de hoy en día sean tan diferentes, tan atractivos?, auténtico compendio de los intereses temáticos del arte Pop.

Un año más tarde, el propio Hamiltonformuló su definición más célebre: "El arte pop es: Popular (destinado a un público de masas)/ Efímero (una solución a corto plazo)/ Prescindible (fácilmente olvidable)/ De bajo coste/ Fabricado en serie/ Joven (dirigido a la juventud)/ Ingenioso/ Sexy/ Efectista/ Glamuroso/ Un gran negocio".

A pesar de su identificación con el arte norteamericano, y de las fuertes influencias que éste produjo durante los años sesenta, los orígenes del arte Pop se sitúan en el Reino Unido a mediados de la década de los años cincuenta del siglo pasado. En ese momento un pequeño grupo de artistas conocidos como el Independent Group, entre los que destacaban Richard Hamilton y Eduardo Paolozzi, y otros como Peter Blake, produjeron pinturas, esculturas y collages considerados precedentes del movimiento.

El núcleo principal del pop británico lo constituyeron artistas que coincidieron en las décadas de los años cincuenta y sesenta en el Royal College of Art de Londres, que durante ese periodo fue la institución de mayor prestigio entre las que impartían cursos de arte de posgrado. Entre ellos, se encontraban David Hockney, R. B. Kitaj, Derek Boshier, Pauline Boty, Richard Smith, Joe Tilson, Patrick Caulfield, Allen Jones o Peter Phillips. A principios de los sesenta se les sumaron Clive Barker y Gerald Laing, de la Slade School of Fine Art, Colin Self, Jann Haworth y Anthony Donaldson.

La disminución de los requerimientos académicos para entrar en las escuelas de arte tras la Segunda Guerra Mundial permitió que un buen número de estudiantes de clase obrera se formara como artista y dirigiera su atención hacia temas anteriormente considerados banales e, incluso, vulgares.

El arte Pop no contó con un programa establecido ni definió un estilo concreto sino que se configuró a través de un conjunto de procedimientos artísticos y de temas cuyas fuentes de inspiración se situaron en la cultura popular -el circo, la lucha libre, el cine, la música rock, la actualidad política y social y la imaginería popular de calendarios, comics y revistas-, la sociedad de consumo y los medios de comunicación de masas.

De este modo, la industria cinematográfica y la mitomanía popular que generó se configuraron como una poderosa fuente de inspiración. Peter Blake representó a Jean Harlow, Gerald Laing y Peter Phillips a Brigitte Bardot y Jann Haworth y Pauline Boty, las dos únicas mujeres que formaron parte del movimiento, a Mae West y a Monica Vitti, respectivamente.

La actualidad reflejada en la prensa y en la televisión fue también objeto de especial atención, y, en ocasiones de crítica mordaz, por parte del Pop británico. Así Derek Boshier aludió a la carrera espacial y al imperialismo norteamericano, R.B. Kitaj y Joe Tilson a acontecimientos de la historia reciente, Colin Self a la amenaza nuclear y las esculturas de Nicholas Monro a los excesos de la sociedad de consumo.

El erotismo fue otro tema tratado por los artistas pop, desde la abierta homosexualidad de David Hockney a la simplificación insinuante de Anthony Donaldson, pasando por la sensualidad fetichista de Allen Jones.

Por otra parte, la aparición del rock and roll durante los años cincuenta generó también un estilo de vida rápidamente adoptado por los artistas pop. Los Beatles encargaron a través del galerista Robert Fraser las célebres portadas de su disco Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (1967) a Peter Blake y Jann Haworth y del "albúm blanco" (1968) a Richard Hamilton, quien también plasmó el episodio de la detención de Fraser junto a Mick Jagger por posesión de estupefacientes en 1967 en un célebre lienzo y en un collage presentes en la exposición.

Junto a la gran variedad temática, los artistas pop desarrollaron también una gran diversidad de procedimientos artísticos. El collage fue utilizado por muchos de ellos como manera de integrar imágenes fotográficas procedentes de la prensa, los comics y las revistas ilustradas y otros materiales encontradosde escaso valor. A su vez, los recursos derivados de la publicidad y el cartelismo están presentes en la obra de Patrick Caulfield o Peter Phillips. El arte Pop también mantuvo, como en el caso de Clive Barker, el interés por los objetos, derivado de los ready-made de Marcel Duchamp. Por otra parte, el uso de técnicas seriadas como la fotografía o la serigrafía puso sus obras al alcance del público al tiempo que desafiaba el concepto tradicional de creatividad

Gracias, posiblemente, a esa amplitud de enfoques y temas que el arte Pop permitió, a la rebeldía de sus orígenes, y a su humor irreverente y, a pesar de que lo efímero fue uno de los valores incluidos en la definición inicial de Hamilton, su desarrollo ha superado el medio siglo y, en palabras de Livingstone, "parece destinado a perdurar".

 

Derek Boshier (Portsmouth, 1937)
England's Glory, 1961
Oleo sobre lienzo, 126 x 101 cm
Museo Sztuki w Lodzi


British Pop

Volver al listado