X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Exposiciones

Desde el próximo 5 de mayo y hasta el 13 de julio, podrá visitarse en la Sala BBK del Museo de Bellas Artes de Bilbao la exposición Del vedutismo a las primeras vanguardias. Obras Maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, patrocinada por la Fundación Bilbao Bizkaia Kutxa.

En ella se mostrará una selección compuesta por más de medio centenar de obras, pertenecientes al periodo que va desde el siglo XVIII hasta comienzos del siglo XX. Se podrán contemplar obras de los principales vedutistas italianos del siglo XVIII, numerosos ejemplos del paisajismo romántico y realista en la pintura norteamericana y española del siglo XIX, así como obras maestras de los principales representantes del impresionismo y de las distintas tendencias postimpresionistas. Finalmente un selecto conjunto de obras de Picasso, Kandinsky y Goncharova, entre otros, representan el arranque de las primeras vanguardias de nuestro siglo.

Además, junto a este importante conjunto de pintura se muestran cuatro magníficas esculturas originales de Rodin, realizadas expresamente para August Thyssen, abuelo del actual Barón e iniciador de la colección, en la última década del siglo XIX.

Como complemento a la exposición, comisariada por Tomàs Llorens, Conservador Jefe de la Fundación Thyssen-Bornemisza de Madrid, se ha editado un catálogo que incluye estudios críticos realizados, por Francisco Calvo Serraller y Antionette Le Normand-Romain, acompañados por un completo repertorio iconográfico, comentarios críticos sobre cada una de las obras y datos biográficos de los artistas.

A través de las obras de esta exposición, se puede establecer un recorrido desde la pintura del siglo XVIII, que muestra un interés particular por el paisajismo y la representación de escenas de la vida cotidiana, hasta la eclosión de las primeras vanguardias en el cambio de siglo, pasando por el impresionismo y el postimpresionismo.

El vedutismo está presente en la exposición a través de sus máximos representantes, Canaletto, Guardi, Zocchi y Vanvitelli, con obras destacadas de este particular género. Un capítulo de especial importancia lo constituye la presencia de los principales exponentes del impresionismo y del postimpresionismo francés. Empezando por una obra de la etapa final de Daubigny, uno de los principales representantes de la Escuela de Barbizon, se llega a la madurez del impresionismo con tres obras de Pissarro, dos obras de Monet y una de Sisley. También está presente, con una obra temprana, Tolouse-Lautrec. En lugar destacado se encuentran las obras representativas del postimpresionismo con obras maestras de Paul Gauguin, quien ocupa un lugar destacado en la colección de la Baronesa, y un magnífico lienzo de Vincent van Gogh, de reciente adquisición. El primer expresionismo está representado a través de las obras tempranas de Kandinsky y de Emil Nolde, herederas aún del simbolismo.

Otro capítulo de gran interés dentro de la exposición, es el formado por representantes de la escuela norteamericana del siglo XIX, interesados por el paisajismo romántico y naturalista y por el impresionismo. Entre ellos, Martin Johnson Heade, Maurice Prendergast o Winslow Homer. La sección de arte español del siglo XIX muestra interesantes obras de la escuela realista, como las de Carlos de Haes y Ramón Martí Alsina. También un papel relevante ocupan los principales representantes de la pintura española del cambio de siglo: Regoyos, Anglada-Camarasa, Zuloaga, Fortuny, Rusiñol y Joaquín Mir. Finalmente, un importante cuadro pintado por Picasso en 1907 concluye el recorrido de la exposición, proclamando el arte del nuevo siglo.

Por último, la presentación del conjunto formado por los cuatro mármoles de Rodin, estudiados en el catálogo por Antoniette Le Normaind-Romain del Museo Rodin de París, constituye un hecho de gran interés ya que, por un lado, se trata de encargos realizados por August Thyssen, abuelo del actual Barón, al propio Rodin entre 1905 y 1912, y, por otro, constituyen el inicio de la colección de su hijo.

CONTENIDOS DE LA EXPOSICIÓN: Del vedutismo a las primeras vanguardias

Volver al listado