X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Exposiciones

El Museo de Bellas Artes de Bilbao viene realizando desde 1981 exposiciones cuyo objetivo es presentar la obra gráfica de un significado artista español contemporáneo. Este año, el Museo ha elaborado la catalogación completa de la obra gráfica realizada por Eduardo Chillida en la última década. Dicha catalogación prosigue las realizadas por la Galería Iolas-Velasco de Madrid y las Salas Municipales de Cultura de Durango en 1977, y su continuación editada por el propio Museo de Bellas Artes de Bilbao en 1986. Esta catalogación representa, por lo tanto, la continuidad en la tarea museística de investigación y difusión iniciada con los precedentes catálogos que recogían su obra gráfica anterior. Por tal motivo se ha editado un completo catálogo, con textos de Martin van der Koelen, que pretende ser un valioso instrumento para investigadores, artistas y profesionales del arte.

La exposición Eduardo Chillida, Obra Gráfica 1986-1996 mostrará en total un centenar de grabados, que abarcan técnicas como el aguafuerte, la litografía y la serigrafía, veinticinco planchas y siete esculturas. Su interés principal reside en el hecho de mostrar una de las facetas más interesantes y quizá no tan conocida por el público como es su obra en grabado. En el caso de Eduardo Chillida, su obra como grabador no es un elemento menor dentro de su producción artística, sino que constituye un universo propio, en el que a menudo pueden encontrarse numerosos puntos de contacto con sus esculturas. Tanto en sus grabados como en sus esculturas, la investigación espacial a través de diferentes técnicas y materiales, se convierte en una constante dentro de un extenso proceso de búsquedas y hallazgos.

Por este motivo, en la exposición se presentan siete esculturas que, significativamente, muestran ideas formales y espaciales que también aparecen reflejadas en sus grabados. Entre ellas aparecen varias lurras en tierra cocida con estampaciones que recuerdan a sus grabados. También encontramos pequeñas versiones de obras especialmente importantes dentro de la creación reciente de Eduardo Chillida como son Elogio del agua, Elogio del horizonte, Homenaje a Balenciaga y la primera versión de Gure aitaren etxea . En algunas de las esculturas aparece también implícita la idea de "incisión", hecho que, de nuevo, nos hace relacionarlas con los grabados especialmente al contemplar algunas de las planchas que acompañan a los mismos.

A lo largo de la última década, Eduardo Chillida ha continuado diversas búsquedas y experiencias que, en algunos casos, se iniciaron ya en los años sesenta y setenta. Es el caso de aquellas obras formadas por rotundos bloques negros con líneas blancas , en su mayoría aguafuertes, que tienen su punto de partida en las obras que con este motivo dominante realizó Chillida a través de la técnica del grabado en madera. El motivo de las gravitaciones apareció en su obra en el año ochenta y cinco introduciendo elementos novedosos en su quehacer, como por ejemplo el concepto de tridimensionalidad, expresado a través de la importancia concedida a la propia gravitación, elemento a menudo poco relevante en la obra gráfica convencional, y al uso de la superposición de distintos niveles de hojas que añaden relieve a la obra.

Otra faceta desarrollada en la última década es el uso consciente de los bordes del troquelado como un medio más de formación gráfica. En las planchas grabadas al aguafuerte, el borde del troquelado actúa normalmente como marco de la obra. En este caso, Chillida manipula deliberadamente este elemento hasta conseguir que forme parte esencial del contenido de la obra. El motivo de los anillos aparece a comienzos de los años ochenta. En las obras incluidas en esta exposición el motivo del anillo aparece como un trazo negro que evidencia, a lo largo de su evolución, la importancia que Chillida concede al descubrimiento singular de cada forma y al desarrollo permanente de cada uno de los objetos de su singular territorio creativo.

Volver al listado