X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Exposiciones

La exposición Gaur, Hemen, Orain, presenta una selección de 22 artistas vascos contemporáneos que muestran la apertura de horizontes en los que se desenvuelve el arte actual. Una exposición que captura el panorama y los rumbos por donde surca la coyuntura artística del País Vasco, impulsando, en una última instancia, a reflexionar sobre ella. La muestra presta una especial atención a las trasformaciones producidas en las formas de elaboración, producción y presentación de la obra de arte, singularizadas a través de una treintena de piezas realizadas mediante una gran variedad de medios y soportes (pintura, fotografía, instalación, videoarte, acción exterior, etc.).
El Museo de Bellas Artes de Bilbao, un museo histórico en el que la riqueza y el sentido de su colección es el resultado de su capacidad para recoger las manifestaciones artísticas de cada época, redefine la posibilidad de registros que se mueven en la escala del arte y da un paso más para descubrir un panorama cultural del País Vasco hoy, aquí y ahora. La muestra se desarrolla conjuntamente entre algunas de las obras más significativas del arte vasco del ultimo siglo, lo que nos ofrece un valioso marco para entender y contextualizar algunas de las propuestas que presenta la exposición. Un sector importante del arte que se produce en nuestros días no se “comporta” como tal arte, sino que se inserta de manera sutil en los lenguajes de la cultura de la calle y entre las formas de la producción industrial: el arte centra su protagonismo en la vida cotidiana, unas veces en sus momentos aparentemente más intrascendentes o banales, y otras en aquellos más tensos y conflictivos. Así, buena parte de las obras de los artistas presentes en la exposición muestran una puesta en escena basada en el compromiso social, donde las tensiones, las inquietudes y el arte, convergen hacia un estallido de manifestaciones artísticas pródigas y plurales. Un caldo de cultivo donde se nos muestra tanto la asimilación de las cuestiones políticas, sociales y económicas suscitadas por la propia cultura de la sociedad vasca, como la influencia de los nuevos espectáculos y mitos mediáticos, desde la música a las nuevas tecnologías.

Volver al listado