X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Exposiciones

Este año se conmemora el milenario del nacimiento de Santo Domingo de la Calzada (1019–1109), fundador y patrono de la ciudad riojana que lleva su nombre y es sede episcopal, e impulsor del Camino de Santiago. Junto a las conmemoraciones religiosas, la Catedral ha organizado numerosas actividades con el objetivo de mantener y dar a conocer el valioso patrimonio artístico y cultural que la devoción al santo ha reunido a lo largo de nueve siglos.

El museo y la Fundación Banco Santander se unen a esta efeméride mostrando en la sala P (Piedad) del edifico antiguo del museo una de las joyas del Renacimiento de la Escuela de Amberes. Se trata del Tríptico de la Anunciación, que habitualmente se custodia en la catedral de la ciudad riojana. Ahora, excepcionalmente, ha salido del Tesoro de la Catedral para ser exhibida en el Museo de Bellas Artes de Bilbao hasta el próximo mes de octubre.

 

Joos van Cleve (también llamado Joos van der Beke) (c. 1485–Amberes, 1540-1541)

Tríptico de la Anunciación (c. 1515–1520)

Tabla central: Anunciación
Izda: San Juan en Patmos
Dcha: San Jerónimo penitente

Óleo sobre tabla (112 x 85-42 cm) (marco original)
Procedencia desconocida
Catedral de Santo Domingo de la Calzada (La Rioja). Sala Capitular o del Tesoro

 

La catedral calceatense conserva una de las joyas de la pintura renacentista Escuela de Amberes. Su tabla central, concebida con una estructura compositiva solemne y una espacialidad monumental, interpreta la pintura italiana como muy pocas obras flamencas del primer tercio del siglo XVI. No por ello el pintor ha olvidado las esencias de su tradición pictórica: sus figuras, el ángel y la Virgen, aparecen ataviadas con la elegancia y la belleza de unas ropas cuya materialidad y colorido las hacen excepcionales.

Si la tabla central corresponde a la innovación renacentista, la representación de los santos Juan y Jerónimo en los postigos laterales nos muestra los primorosos paisajes característicos de la plástica de los Países Bajos, evocados en una riquísima gama cromática de verdes, azules, blancos y grises. Las grisallas que presenta el tríptico cerrado reproducen la emblemática Misa de San Gregorio, donde podemos ver una de las escenas, el grupo de cantores, más vividas en la pintura de este tipo. Todo un repertorio de elementos simbólicos y alegóricos completan la visión evangélica del tema, respondiendo a una religiosidad radical frente a la iconoclastia que se empieza a difundir por los territorios protestantes.

La historiografía española de finales del siglo XX atribuyó el tríptico a Joos van Cleve, o Joos van der Beke. Los últimos estudios sobre las obras de este pintor desconocen no solo la obra sino las publicaciones sobre la misma. No es extraño que suceda esto, pues se trata de un artista cuya producción permanece aún sin clarificar. Como tantos otros de los siglos XV y XVI, no se han establecido con rigor las diferencias aportadas por el maestro a las obras de un taller muy especializado. En todo caso este tríptico nos permite apreciar la calidad que puede alcanzar la pintura de Joos van Cleve.

Isidro G. Bango
Catedrático de Historia del Arte. Universidad Autónoma de Madrid

 

 

Patrocinadores:


Joos van Cleve

CONTENIDOS DE LA EXPOSICIÓN: Joos van Cleve

Volver al listado