X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Exposiciones

El Museo ha recibido en depósito una obra relevante del pintor Ignacio Zuloaga (Eibar, 1870–Madrid, 1945), La víctima de la fiesta, procedente de The Hispanic Society of America de Nueva York.

El cuadro, pintado en Segovia en 1910, fue adquirido directamente a Zuloaga años más tarde, en 1928. Fue precisamente Archer M. Huntington, fundador de la Hispanic Society, y con quien el pintor mantuvo a lo largo de su vida una estrecha relación de amistad, quien decidió la compra del cuadro a pesar de su elevado precio, 40,000$. Antes de su ingreso en la colección de la Hispanic Society, el cuadro fue expuesto en Roma, París, Budapest, Dresde, Múnich, Bilbao, Nueva York y Madrid, entre otras.

La víctima de la fiesta, óleo sobre lienzo de dimensiones colosales, permanecerá expuesto en el Hall Mogrovejo del Edificio Antiguo del Museo hasta octubre de 2009.

Este depósito es un adelanto de la exposición Las visiones de España de Sorolla, que, durante el primer trimestre de 2009, podrá visitarse en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Se trata de un conjunto de 14 piezas, que suman 200 metros cuadrados, pintadas por Sorolla entre 1912 y 1919 para la biblioteca de la Hispanic Society, y que, tras su restauración se mostrarán, gracias al patrocinio de Bancaja, en Valencia, Sevilla, Barcelona, Madrid y Bilbao. 

La Hispanic Society of America fue fundada en 1904 por el hispanófilo Archer Milton Huntington (1870−1955) con la intención de difundir en Nueva York la cultura de España y América Latina. Con ese propósito reunió, para su museo y biblioteca, destacadas colecciones de pintura, escultura, manuscritos, libros, grabados y fotografías.

Recientemente se ha adquirido un nuevo edificio anexo, con lo que la reforma y reorganización de las instalaciones de la institución han dado ocasión al traslado temporal de las obras mencionadas.

 

La víctima de la fiesta de Zuloaga

Zuloaga es, junto con Sorolla, el artista español más internacional del cambio de siglo. Su trayectoria, relacionada con Madrid, Roma y París, principales centros artísticos del momento, se vio influida por el naturalismo en boga en la pintura europea y por el ambiente intelectual de la España de ese momento, en donde se confrontaban las distintas visiones del país. A comienzos del siglo XX, tras el desastre colonial del 98, la visión optimista y positiva del regeneracionismo se tornará en una visión crítica y pesimista, desarrollada por el movimiento intelectual de la llamada Generación del 98.

De este modo, surge una visión "negra" de España, de tono grave y austero, encarnada en la obra de Regoyos, Zuloaga y Gutiérrez Solana, principalmente, que reconoce sus raíces artísticas en la tradición pictórica española y en las figuras fundamentales de El Greco, Velázquez y Goya.

Muchos de los cuadros de Zuloaga representan, precisamente, esas imágenes de "La España negra", de un país cansado de un pasado que le había hecho grande y que ahora se mostraba como un lastre decadente.

Con un ambiguo título, La víctima de la fiesta muestra a un picador −Francisco el Segoviano, el habitual modelo de Zuloaga− que, agotado, cabalga en un rocín herido tras una corrida de toros. La escena se sitúa en un paisaje sombrío, al parecer, Sepúlveda, que muestra la herencia y la admiración de Zuloaga por la pintura de El Greco. Un dibujo preparatorio, titulado "Rocinante" refuerza la comparación con el personaje de Don Quijote. Zuloaga crea aquí una composición magistral que resume, en palabras que Unamuno dedicó a su obra, "el espíritu trágico y expresionista" de su pintura.

José Gutiérrez Solana, en su libro La España negra (1920)describía este cuadro de la siguiente manera: "La víctima de la fiesta, el cielo negro y de pesadilla en que se destaca un viejo bárbaro y cansado, con la lanza mirando al suelo; nuevo Quijote sin ideales que nunca conoció un día de gloria, y triste Rocinante este viejo caballo, que produce pena y que parece ha de estar recorriendo estos viejos pueblos de España entre las rechiflas y el aplauso de un pueblo bajo y cruel".

 

Ignacio de Zuloaga y Zabaleta (Eibar, Gipuzkoa, 1870 - Madrid, 1945)
La víctima de la fiesta, 1910
Óleo sobre lienzo, 284 x 334 cm
The Hispanic Society of America, Nueva York

Organizada por Bancaja con obra de la Hispanic Society of America

La víctima de la fiesta

Volver al listado