X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Exposiciones

En un acto al que han asistido Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbao y presidente de la Fundación Museo de Bellas Artes de Bilbao; Joseba Segura, obispo de Bilbao; Gorka Martínez, director general de BBK; Miguel Zugaza, director del Museo de Bellas Artes de Bilbao; Juan Manuel González Cembellín, director técnico del Museo de Arte Sacro; Javier Novo, coordinador de Investigación y Conservación, y José Luis Merino, conservador de Arte Antiguo, ambos del Museo de Bellas Artes de Bilbao; y Guillermo Barandiarán, presidente de la Fundación Gondra Barandiarán; se ha presentado la exposición Luis Paret en Bilbao. Arte sacro y profano. Articulada en dos sedes –el Museo de Bellas Artes y el Museo de Arte Sacro, de Bilbao– es el primer resultado del convenio de colaboración firmado por ambos museos el pasado mes de enero.

Con la colaboración de BBK, el proyecto ha conseguido reunir más de medio centenar de obras y objetos de diversa tipología –pintura, escultura, obras sobre papel, mobiliario, artes decorativas y documentos– que han sido seleccionados por los comisarios de la muestra, Juan Manuel González Cembellín y José Luis Merino. Junto a obras conservadas en los fondos de los dos museos bilbaínos, se presentan otras procedentes de otros museos –como la National Gallery de Londres o el Museo del Prado y el Museo Cerralbo, de Madrid–, iglesias, colecciones particulares y otras entidades, entre ellas los archivos Municipal de Bilbao e Histórico Foral de Bizkaia, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid) o la Colección Bilbao Bizkaia Kutxa.

El programa cultural desarrollado paralelamente a la exposición incluye un itinerario urbano y una travesía fluvial que pone de relieve la huella dejada por Paret en la Villa, y un curso de verano sobre el pintor y el Bilbao ilustrado, realizado gracias al patrocinio de la Fundación Gondra Barandiarán.

Luis Paret en Bilbao. Arte sacro y profano


Entre 1779 y, al menos, 1787 el pintor Luis Paret (Madrid, 1746-1799) residió en Bilbao cumpliendo parte de un destierro ordenado por el rey Carlos III por su connivencia con la vida licenciosa del hermano menor del monarca, el infante don Luis de Borbón. Aquí vivió con su esposa Micaela Fourdinier, de origen francés, y aquí tuvieron a sus dos hijas –María y Ludovica–, nacidas en 1780 y 1781.

Durante este tiempo realizó una obra de madurez que incluye encargos religiosos, composiciones alegóricas y la serie de paisajes de los puertos del Cantábrico para la decoración de las casas de campo de Carlos III, cuyo precedente fue la Vista de Bermeo (1783) que pertenece a la colección del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Con la estancia de Paret en Bilbao como argumento central, esta exposición muestra un conjunto significativo de obras realizadas en esos años al tiempo que pone de relieve la transformación que vivieron Bilbao y Bizkaia durante el siglo XVIII. Es el periodo en el que algunos intelectuales e instituciones impulsaron la nueva mentalidad ilustrada de la que forma parte el ideario del pintor y que tiene su reflejo en el itinerario paretiano que reconstruye esta muestra. En ese sentido no es casual que Paret retratara a Xabier María Munibe, quien fue uno de los fundadores de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, en un dibujo que más tarde Antonio Salvador Carmona grabaría en una estampa incluida en la exposición.

El Museo de Arte Sacro expone 27 obras de temática religiosa de Paret y de otros artistas coetáneos: siete pinturas al óleo, once dibujos, un grabado, tres tallas en madera y cinco objetos muebles y de artes decorativas (una capa pluvial y una casulla, un viril, un cáliz y una silla de patrón). También un interesante documento de la época que deja constancia del cobro de Paret de 12.055 reales por la construcción del monumento de Semana Santa de la iglesia de Santiago.

Estas obras reflejan el cambio que sucedió en la pintura de Paret durante los años en los que residió en Bilbao. Mientras vivió en Madrid se dedicó principalmente a los temas cortesanos, pero al llegar aquí tuvo que buscar una nueva clientela que demandaba, principalmente, retratos y obras de carácter religioso. De este modo se convirtió en uno de los más importantes pintores de asuntos religiosos en Bizkaia durante la segunda mitad del siglo XVIII, contexto al que también llegaron esculturas de Juan Pascual de Mena –quien vivió en Bilbao entre 1754 y 1756 para trabajar en la iglesia de San Nicolás– y pinturas de Antonio Carnicero o Vicente López, entre otros, en unas ocasiones para decorar capillas privadas y en otras para embellecer iglesias locales. En ambos casos Paret produjo, además de pinturas, trazas para patrimonio mueble –entre ellas, las del altar mayor de la iglesia de Santiago en Bilbao– y para arquitecturas efímeras conmemorativas, como el monumento de Semana Santa para el mismo templo.

Para la capilla del antiguo Ayuntamiento de Bilbao junto a San Antón pintó el lienzo La Virgen María con el Niño y Santiago el Mayor (1786) y para el sagrario de la iglesia de San Antón El Divino Pastor (1782). Mantiene en estas obras del Museo de Bellas Artes de Bilbao el delicado cromatismo y el gusto por el detalle que también son patentes en la Virgen con el Niño (1786), cedida por la colección Abelló (Madrid).

Entre los trabajos de artistas coetáneos a Paret destacan la estampa Nuestra Señora de Begoña (1782) de Antonio Salvador Carmona, a partir de un dibujo de Paret, conservada en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid), el lienzo Inmaculada Concepción (1769) de Antonio Carnicero, del Museo de Arte Sacro de Bilbao o la talla Cabeza de San Juan Bautista (1754-1756)de Juan Pascual de Mena, también en ese museo.

El Museo de Bellas Artes de Bilbao ha contribuido decisivamente al conocimiento de la figura de Luis Paret a lo largo de las últimas décadas: en 1986 sumó la Vista de Fuenterrabía a las mencionadas pinturas de tema religioso aportadas por el Ayuntamiento en 1913. Desde entonces ha acrecentado la representación del pintor con nuevas adquisiciones y donaciones hasta reunir 8 pinturas, la más reciente El triunfo del Amor sobre la Guerra, donada por Alicia Koplowitz. Además, en 1991 organizó la última gran retrospectiva sobre su obra y posteriormente ha editado los libros de varios autores Luis Paret y Alcázar y los Puertos del País Vasco (1997), El triunfo del Amor sobre la Guerra, con ocasión de la donación antes mencionada, y, en un contexto más amplio, Bizkaia y la corte en la segunda mitad del siglo XVIII (ambos en 2018).

En el año en que se ha cumplido el 275 aniversario del nacimiento de Paret, esta exposición supone un nuevo hito en su recuperación al sacar a la luz pública un conjunto de obras relevantes en su trayectoria que, además, constituyen un documento visual de gran importancia para la historia y el arte en Bilbao y Bizkaia.

En la sala A del Museo de Bellas Artes de Bilbao se exponen 26 obras y una plancha de grabado, de las cuales once son pinturas al óleo y seis obras sobre papel de Paret. Otras nueve son estampas de los artistas José Jimeno, Antonio Salvador Carmona, Juan Moreno Tejada y Juan de la Cruz Cano, este último con una selección de estampas de tipos populares bilbaínos a partir de dibujos de Paret, incluidas en la conocida serie Colección de trajes de España ycedidas por el Museo Vasco de Bilbao.

Son todas obras de temática profana, y entre ellas se incluyen las célebres vistas de El Arenal de Bilbao –del Museo de Bellas Artes y de la National Gallery de Londres– y de otras localidades costeras, como las de Santurtzi y Bermeo.

La semblanza más personal se refleja en los dos autorretratos del pintor, pertenecientes a la colección Abelló y al Museo del Prado. En ambas composiciones Paret se retrata –elegantemente vestido y con un fondo de paisaje marino– como el mejor representante del estilo rococó en la pintura española, por su dominio cromático y originalidad compositiva. Este apartado se completa con dos pequeños óleos sobre cobre con los retratos de la esposa e hijas del artista. Estas últimas están representadas como pequeños amorcillos, inspiración clásica que se repite en los dos lunetos del Museo de Bellas Artes de Bilbao, aunque aquí la pincelada es más libre, quizá porque fueron hechos para ser colocados en alto formando parte de la decoración de una cámara nupcial encargada por algún notable o comerciante de la Villa.

Junto a las pinturas, se exponen proyectos decorativos y arquitectónicos relacionados con edificios y construcciones emblemáticas de la ciudad, como los planos y alzados de las fuentes para la plaza de Santiago o para la Plaza Vieja. Esta última, ahora ubicada en la Plazuela de los Santos Juanes, ha sido recientemente restaurada por el Ayuntamiento, y se ha efectuado una limpieza y restitución de elementos para que recobre su aspecto original, al tiempo que se ha documentado la historia de su actual emplazamiento. En otros casos, como la tinta que representa la Torre de Luchana de la colección Juan Várez (Madrid), las obras adquieren valor también como documento histórico del Bilbao ilustrado, que durante unos años de las décadas finales del siglo XVIII tuvo como distinguido vecino al más importante pintor del rococó español.

 

Itinerario urbano

Desde 13 de junio, junto con la exposición, se ha establecido un recorrido por el Casco Viejo bilbaíno que analizará, a través de las realizaciones más destacadas de Paret en la Villa, la transformación que experimentó la ciudad en aquellos años. Además, dos reproducciones de sus vistas de Olabeaga y El Arenal permitirán si-tuarlas en el espacio más próximo al lugar en el que presumiblemente fueron pintadas. El recorrido se plantea bien para ser realizado de forma libre con una guía de mano o bien a través del programa de visitas guiadas.

Jueves, 18.00 h. Domingos, 12.00 h
Castellano y euskera (último domingo de cada mes)
Grupos de 20 personas
Punto de encuentro: Teatro Arriaga (puerta principal)

Entrada general 5 €, Amigos del Museo 3 €
Inscripciones aquí

Patrocina BBK


Travesia fluvial

Navegando por la ría recrearemos el Bilbao que conoció Paret durante su estancia en la Villa. Tres obras del artista ilustrarán esta travesía: la fuente de San Antón y los cuadros Vista de El Arenal de Bilbao y Vista de Olabeaga. Los paseos y muelles, las casas y los personajes que por entonces habitaban la ciudad mostrarán los cambios que durante el siglo XVIII se estaban produciendo en su Casco Viejo.

Sábados, 11.00 h
17 y 31 de julio / 14 y 28 de agosto
Duración: 1 hora
Lugar de embarque: Pantalán de San Antón

Tarifa general: 15 €
Tarifa reducida: 13 € (Amigos de los museos de Bellas Artes y de Arte Sacro, de Bilbao; también con la entrada a cualquiera de los dos museos o con la inscripción en las actividades relacionadas con la exposición)
Reducción aplicable solamente en la oficina o en el barco de Bilboats.

Reserva de entradas en www.bilboats.com


Tras finalizar las visitas tanto del itinerario urbano como de la travesía fluvial el comprobante de reserva da derecho a un 20 % de descuento en la entrada a los museos de Arte Sacro y Bellas Artes de Bilbao. Promoción aplicable solo en la taquilla.

Patrocina BBK / Colabora Bilboats



Curso de verano

14, 15 y 16 de julio. La exposición se completa con un curso de verano que se celebrará en el Auditorio del Museo de Bellas Artes de Bilbao gracias al patrocinio de la Fundación Gondra Barandiarán. En él, especialistas en diversas disciplinas —artes aplicadas, arquitectura, sociología, etcétera— ofrecerán su visión sobre la aportación del pintor a la construcción del Bilbao ilustrado.

Programa completo e inscripciones próximamente en esta misma página.

Patrocina Fundación Gondra Barandiarán

 

 

Colaborador:

Patrocinador:

Volver al listado