X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Exposiciones

 

Becas MULTIVERSO a la Creación en Videoarte
Fundación BBVA-Museo de Bellas Artes de Bilbao (convocatoria 2018)

Realizada en el contexto de las prestigiosas Becas Multiverso a la Creación en Videoarte Fundación BBVA-Museo de Bellas Artes de Bilbao (convocatoria 2018), Portadoras queer: el doble y la repetición es la última videocreación de la artista Ana Laura Aláez (Bilbao, 1964).

El trabajo (un video de 15 min 39 s de duración fechado en 2020) ha sido hoy presentado al público por vez primera en la sala 32 del museo -donde podrá verse hasta el próximo 5 de septiembre- por la propia artista, Juan Pujol, adjunto al director y director de Comunicación Socieconómica y Cultural, Fundación BBVA; Miriam Alzuri, conservadora de Arte Moderno y Contemporáneo del Museo de Bellas Artes de Bilbao; y Miguel Zugaza, director del museo.

Formada en el País Vasco en la segunda mitad de los años 80, sus primeras obras indican un proceso de asimilación de las cuestiones planteadas por la generación anterior, la denominada "Nueva Escultura Vasca", al tiempo que introducen elementos correctores vinculados a la perspectiva de género a partir de la utilización de materiales y estrategias procesuales al margen de los considerados tradicionalmente escultóricos. Ella misma afirma que no sabe aún qué significa la palabra "escultura" y que precisamente eso, el no saber, es lo que le anima a seguir trabajando.

En 2001 fue seleccionada por la historiadora y crítica de arte Estrella de Diego para participar, junto con Javier Pérez (Bilbao, 1968), en el pabellón español de la 49 Bienal de Venecia y en 2013 recibió el premio Gure Artea del Gobierno Vasco en reconocimiento a su trayectoria artística. En la actualidad Azkuna Zentroa (Bilbao) ofrece una gran exposición monográfica titulada Todos los conciertos, todas las noches, todo vacío, en la que trabajos actuales de Aláez establecen diálogo con otros anteriores.

Producido a lo largo de 2019 y principios de 2020, Portadoras queer: el doble y la repetición admite diferentes clasificaciones, todas y ninguna posibles al mismo tiempo: manifiesto, video musical, performance, diario, catálogo visual, tráiler... La obra incluye numerosas referencias a la danza, el dibujo o la escultura. La irrupción de la pandemia cambió por fuerza el guion original y obligó a Aláez a flexibilizar el proyecto y su desarrollo, probando otras posibilidades que en la edición final convierten todos los capítulos en un contínuum visual de diferentes planos secuencia donde la música actúa como nexo e hilo conductor.

Aláez afirma que nunca le han interesado las categorías: homosexualidad, bisexualidad, heterosexualidad... Considera que el conflicto es otro. Para ella, esa falta de fijación de la identidad sexual asociada con lo queer es una circunstancia innata. No la ve excepcional. Lo considerado normativamente como «natural» sí le parece raro. Este trabajo alude a su propio concepto queer, tanto en la vida como en los propios procesos artísticos. Apela a una determinada actitud vital para que ese tránsito sea más fluido.

La parte sonora del trabajo ha correspondido al compositor alemán Daniel Holc (Hamburgo, 1974), conocido como Ascii.Disko -una referencia en la música electrónica y en la experimentación con diferentes bagajes sonoros contemporáneos-, que ha compuesto e interpretado la pista musical "Stillstand" (paralización). Según Aláez "el 50 % de este proyecto visual se basa en un proyecto específico de música electrónica () un soporte perfecto para subrayar reiteración, abstracción, revolución y una energía anárquica".

La inclusión de música electrónica en el video recupera un elemento que fue muy importante en el trabajo de la artista entre los años 2000 y 2008, pero que desde entonces ha estado ausente de sus procesos creativos. De este modo, es en el ritmo, repetitivo e in crescendo hasta el 4 min 48 s, en el que aparecen las caídas de las intérpretes -de la skater en Nueva York y de la performer en Bilbao-, en donde reside casi toda la intencionalidad del video. El estribillo "I can't get away from myself" (no puedo huir de mí mismo/a) potencia una cierta narrativa.

El proceso de edición del video ha servido para revisitar otros videos anteriores de la artista como son The darlings (1999) o Superficiality (2003). A través de la duplicidad y la repetición de acciones cotidianas (caminar, conducir una moto, deslizarse en monopatín) o más sofisticadas (coreografía butoh y performances), Portadoras queer: el doble y la repetición compone una acción única replicada por todas las intervinientes, que finalmente construyen una identidad femenina plural, una única persona conformada en la mente del espectador.

Una figura en perpetuo movimiento que camina con decisión, orgullosa de ser queer, es decir, de representar identidades de género no binarias, que no encajan en los patrones de género establecidos. Una figura que en ocasiones se derrumba y que, en su desplazamiento y caída, traslada al espectador el interrogante de su identidad de género y la incertidumbre de su condición de "rara".

Las localizaciones en las que se desarrollan las acciones son parte esencial del video. El simbolismo de las grandes ciudades (Nueva York, Tokio, Towada City), de su ciudad natal (Bilbao) o de su actual lugar de residencia (Mallorca), procede de lugares en los que la artista había vivido o trabajado anteriormente.

En Tokio, Norihito Nishi, un artista fuera de lo convencional que desarrolló una pieza de hora y media de duración de danza butoh (los temas del butoh suelen ser sobre la identidad, la construcción del género, la orientación sexual, la ansiedad, el caos, críticas a la sociedad posguerra, una representación de la muerte, etcétera). Movimientos erráticos que mezclan tradición y vanguardia. La edición de esta parte fue compleja, según revela la artista, por el gran valor del material. Finalmente decidió utilizar planos cortos que concentran la atención en los lentos movimientos del intérprete con los que parece dirigir -desde la distancia- a las demás performers.

La pieza permanente Bridge of Light de Aláez, en el Towada Art Center, al norte de Japón, sirve de fondo para Sayaka Mitome, una chica con kimono tradicional, cuya rigidez indumentaria se opone a la libertad de movimientos del resto de las protagonistas. La acción de caminar transcurre también en Tokio con Kurasaki Aki y Shen Ye Zhen. En Japón contactó con un pequeño grupo de mujeres que se conoce como Biker Girls y que pilotan antiguas Harley Davidson Choppers. Asuka Akiyama es quien conduce por el centro de Tokyo sobre suelo mojado en la noche después de una gran tormenta.

En una pequeña habitación en Bilbao, Amparo Badiola, que proviene de la danza, realiza un ejercicio de caerse repetidas veces. La skater Jessica Bailey -encontrada, como en el caso de la motorista, a través de las redes sociales- transita por Nueva York en su patinete con la misma determinación que lo hacen Lola Jiblazee, Hop Nguyen y Yess Giron, que aparecen sin ningún trabajo de estilismo previo con su genuina estética personal.

Finalmente en el 9 min 36 s finaliza la pista musical y el video cambia. La artista Magdalena Planas pinta con spray sobre una plantilla la figura invertida de un murciélago durmiendo y añade la frase "Todos los conciertos, todas las noches, todo vacío" (el título de la exposición que pudo verse en CA2M de Madrid y que ahora, en una versión expandida, exhibe Azkuna Zentroa de Bilbao).

Aláez resume así su trabajo: "La estructura del video es una suma de desplazamientos repetidos de las protagonistas. Movimientos que, en principio, no tienen ningún propósito pero que, por su reiteración, se convierten en fundamentales. En ese desdoblamiento constante palpita el miedo a detener la trayectoria ante la perspectiva evidente de un derrumbamiento. Difícil el trayecto, fácil la caída. Va a ser necesario negociar si se desean mostrar o no, y hasta qué punto, esos desplomes".

Portadoras queer: el doble y la repetición ha sido el video ganador en la categoría "Music Video International Audience Award" en el International Short Film Festival de Oberhausen (Alemania) en 2021.

 

 

Encuentro con la artista

Martes, 22 de junio, 19.00 h, Auditorio (aforo completo)

Retransmisión en streaming en nuestro canal de YouTube

 

 

Patrocinador:
Portadoras queer: el doble y la repetición

Volver al listado