X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Exposiciones

En los últimos años el museo ha estudiado y divulgado a través de exposiciones de mediano formato, y sus correspondientes catálogos, la obra de artistas vascos que se dieron a conocer en la década de los años setenta del pasado siglo. De este modo, y por citar dos ejemplos, el otoño pasado se organizó una muestra dedicada a la obra del escultor José Ramón Anda (Bakaiku, Navarra, 1949) y el anterior, otra con una selección de la pintura reciente de Daniel Tamayo (Bilbao, 1951).

Siguiendo este objetivo, se presenta ahora esta exposición que, gracias al patrocinio de BBK Fundazioa, incluye 78 obras del pintor Ramón Zuriarrain (San Sebastián, 1948). La mayoría han sido creadas principalmente en la última década, aunque hay ejemplos con una cronología anterior, y algunas de ellas son pinturas recientes que se muestran ahora por vez primera. Está compuesta por 44 óleos, de los cuales una docena son obras de gran tamaño, 33 acuarelas y una escultura de técnica mixta.

Zuriarrain pertenece a la generación surgida en la escena artística vasca en los años setenta, que mira al panorama internacional y a los cambios introducidos por el surrealismo, la abstracción lírica, el arte pop y la nueva figuración, y claramente diferenciada de los grupos artísticos vascos de posguerra, más influida por la abstracción en sus vertientes geométrica o informalista.

En sus inicios incluyó referencias surrealistas en su pintura, también presentes en la obra de otros artistas contemporáneos, como en la de su amigo Vicente Ameztoy (San Sebastián, 1946-2001). Después, Zuriarrain ha derivado a lo largo de su amplia trayectoria hacia una abstracción gestual de intensos contrastes cromáticos, a menudo expresada en lienzos de gran tamaño. El paisaje, real o subjetivo, y el retrato figuran entre sus temas principales.

Con estudiada ejecución y un sentido innato para la pintura, Zuriarrain organiza a través del gesto, el movimiento y el color enigmáticos escenarios de gran energía imaginativa. En ocasiones, introduce elementos figurativos, a veces autobiográficos, que añaden carácter narrativo y vivacidad a la escena. En esta oscilación entre la figuración y la abstracción pervive siempre el gusto por la pintura y el vigor creativo con los que Zuriarrain concreta su mundo.

 

Ramón Zuriarrain

Ramón Zuriarrain Cortázar nace en San Sebastián en 1948. Se inicia en el mundo artístico asistiendo al Círculo de Bellas Artes de Madrid a mediados de los años sesenta, cuando era estudiante de Arquitectura. El interés por la pintura le llevó en 1968 a la Escuela de Bellas Artes de París, donde pudo conocer los fundamentos artísticos y ponerlos en práctica.

De regreso a su ciudad natal inicia una amistad con el pintor Vicente Ameztoy, quien le introduce en el panorama artístico vasco del momento y le guía en la creación pictórica. Junto con él, Carlos Sanz y Marta Cárdenas expone en el Museo San Telmo en 1970. Estos artistas, frente a los de la generación anterior –la del grupo Gaur– se inclinan por una pintura figurativa, en consonancia con el espíritu de compromiso social dominante en el País Vasco en aquellos años. En el caso de Zuriarrain, la figuración se mezcla con resonancias surrealistas, como refleja en la obra Transformación, perteneciente a la colección del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

En 1971 participa en la muestra Arte español contemporáneo, que se celebró en París, y en 1973 organiza su primera exposición individual en la Galería El Pez de San Sebastián. También ese año recibe el Gran Premio de Pintura Vasca.

Durante los años ochenta se produce una transformación en la pintura de Zuriarrain, que se acerca a la abstracción informalista, especialmente en los paisajes, en donde el pintor se identifica con la naturaleza, siendo ésta una de sus temáticas más recurrentes, aunque no la única. Sus paisajes son sensoriales y con una apariencia abstracta, aunque hayan sido tomados del natural. Surgen de un supuesto azar mediante manchas verdes, azules, ocres, sienas y rojas que generan formas insospechadas. El color organiza el espacio pictórico y se convierte en el gran protagonista, al margen de los objetos y el tema de la obra.

Por mediación del fotógrafo, cineasta y escritor Rax Rinnekangas, Zuriarrain viaja a Finlandia en 1987, donde permanece durante tres meses. Esta estancia provoca una nueva metamorfosis en su pintura, haciéndose más reflexiva y esencial en formas y colores. La inquietud creativa del artista se traslada hacia la génesis de la pintura y a sus posibilidades expresivas. Paralelamente, la acuarela se convierte para él en una técnica habitual, con sugerentes composiciones en las que las pinceladas se distribuyen delicadamente sobre el papel. Este periodo finlandés viene acompañado de una intensa actividad expositiva internacional.
Junto a sus ensoñaciones paisajísticas y como contrapunto, Zuriarrain a menudo realiza interesantes retratos, autorretratos y escenas de interior con un trasfondo narrativo. Un buen ejemplo son los dibujos y acuarelas que realiza durante su estancia en Egipto junto a su hijo Martín, como personales crónicas de la revolución de 2011. Una constante a lo largo de toda su carrera han sido el humor y la ironía, que utiliza en los pequeños dibujos y objetos de rápida ejecución como apuntes de opinión o bromas sobre la realidad.

Su trayectoria siempre ha estado dominada por una idea de cambio, de transformación y de tiempo acelerado. En sus obras se evidencia una continua suma y lucha de contrarios –figuración-abstracción, recto-curvo, agua-tierra…–, dentro de un proceso de apariencia inacabada. Sus referencias artísticas fluctúan entre la admiración que desde joven ha sentido por Alberto Durero y la pintura holandesa, el impresionismo de Claude Monet y el expresionismo de Georg Baselitz.

Texto: Arantxa Pereda
(extraído del catálogo de la exposición)

 

En la imagen:
Sin título, 2010
Óleo sobre lienzo, 45 x 50 cm
Colección del artista

Patrocinador:

Ramón Zuriarrain

Volver al listado