X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Obras comentadas

ANÓNIMO FLAMENCO

Busto de mujer con velo

Óleo sobre tabla de roble

47 x 36 cm

c. 1550-1570

Renacimiento y Manierismo (s. XVI - comienzos s. XVII)

N.° inv. 69/367

Legado de doña Mercedes Basabe, viuda de don Manuel Taramona, en 1953


ANÓNIMO FLAMENCO en la colección online

Con ojos atentos, sonrosada tez y una esbozada sonrisa, la mujer retratada emerge de un espacio indefinido y nos subyuga con su mirada, segura y penetrante. Aunque su identidad sigue siendo un misterio, este magnífico óleo nos da las claves de su categoría social. El pintor, con una sensibilidad y una minuciosidad extraordinarias, describe las texturas del ropaje, el pendiente único, el elegante aderezo de perlas negras y cadena de oro, todo ello de elaboración toscana. Más que hermosos objetos, son signos de su posición, que dan fe, con suma precisión, del moderado lujo que exigían a las opulentas damas florentinas las leyes suntuarias de belleza y modestia (Provveditori alle Pompe). Para los ciudadanos de Florencia, el ornamento del cuerpo femenino era una cuestión cívica y así lo proclamaba un decreto que decía que las joyas, “si se llevan con moderación, refuerzan el honor y el esplendor de la ciudad”. Según la norma aprobada por Cosme de Médicis in 1562, a las mujeres florentinas sólo se les permitía lucir un hilo de perlas (de un valor máximo de 500 escudos): “…porque todas las damas tienen perlas […]. Podrán llevar collares de oro y plata sin esmalte, como dispone la ley, pues esto supone mantener el capital”. Esta misma aceptación de las leyes contra los alardes de riqueza se muestra en otras representaciones de famosas damas florentinas, como, por ejemplo, en el célebre retrato que Bronzino hizo a Leonor de Toledo, esposa de Cosme de Médicis.

Los análisis técnicos han puesto de manifiesto que el retrato no se pintó en Florencia sino en Amberes, capital comercial y cultural de la Europa septentrional. El intercambio artístico entre Italia y el norte de Europa se remonta al siglo XV, cuando muchos mercaderes florentinos residentes en Brujas encargaron importantes retablos y retratos a los artistas de la ciudad, que utilizaban con singular maestría la pintura al óleo. Esta innovación, íntimamente relacionada con los primitivos flamencos, permitía una minuciosidad y un naturalismo incomparables gracias a la utilización de capas translúcidas de aceite y pigmento. En el siglo XVI los artistas nórdicos habían empezado a buscar en Italia sus modelos pictóricos, creando imágenes que conjugan el estilo italiano con el proceder “realista”, de exquisito acabado, que ya se asociaba a la pintura flamenca. Este enigmático retrato encarna dicho intercambio. Aunque anónima y silenciosa, la dama habla con el lenguaje internacional de la belleza.  [E.H.W.]

Bibliografía seleccionada:

Edward H. Wouk. "Entre Amberes y Florencia : el enigma de Busto de mujer con velo = Between Antwerp and Florence : the enihgma of Bust of a Woman with a Veil = Anberes eta Florentzia artean : Emakumezko bustoa beloarekin enigma" en Buletina = Boletín = Bulletin, n.º 7. Bilbao : Museo de Bellas Artes de Bilbao = Bilboko Arte Ederren Museoa, 2013, pp. 89-123.

Edward H. Wouk. Museo de Bellas Artes de Bilbao : guía. Bilbao : Museo de Bellas Artes de Bilbao = Bilboko Arte Ederren Museoa, 2011 (1ª ed. 2006; ed. inglés; ed. francés; ed. euskera), p. 33, n.º 19, ad vocem.

Obras comentadas