X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Obras comentadas

COTER, Colyn de

(Bruselas, c. 1450-c. 1539/1540)

El Descendimiento de la cruz

Óleo sobre tabla de roble

98 x 65 cm

Románico y Gótico (s. XIII - s. XV)

N.° inv. 69/69

Legado de don Laureano de Jado en 1927


COTER, Colyn de en la colección online

En este dramático Descendimiento, episodio narrado por los cuatro evangelistas, José de Arimatea, situado a la derecha, recoge el ­cuerpo de Cristo ayudado por Nicodemo, mientras San Juan sostiene a la Virgen desmayada por el dolor. Los cinco personajes llenan la composición y apenas dejan ver el fondo dorado con punteado negro –fruto de un arcaísmo goticista de tradición flamenca– en los dos ángulos superiores. Pintada con gran precisión técnica, la superposición de capas de color ofrece un bello resultado a pesar de los desgastes y transparencias de la capa pictórica.

Es probable que esta obra derive de un prototipo perdido de Roger van der Weyden, ya que estas composiciones complejas y de perspectiva forzada son características de ese pintor. Para el personaje de la Virgen, Coter se inspira en la que pintó Van der Weyden hacia 1435 para el Descendimiento de la cruz, en el Museo del Prado. También toma modelos de Hugo van der Goes para la figura de José de Arimatea, basada, probablemente, en el hombre barbado que sostiene una cortina en La Adoración de los pastores, de 1480, en la Gemäldegalerie de Berlín. Existen otras cuatro versiones del Descendimiento de la cruz atribuidas a Colyn de Coter, y todas ellas siguen un esquema similar, siendo la que se encuentra en el Museo Cívico de Messina la que guarda mayor semejanza con la presente. 

Colyn de Coter desarrolló su actividad entre 1480 y 1525. Consta como maestro en la cofradía de pintores de Amberes en 1493, pero trabajó fundamentalmente en Bruselas. Allí, con un estilo de gusto arcaizante y ecléctico, recibió la influencia de Van der Weyden. Su nombre aparece inscrito como maestro en la cofradía de San Eloy de la ciudad a partir de 1509, y contó en su taller con un buen número de seguidores.  [A.S.L.]

Bibliografía seleccionada:

Max J. Friedländer. Early Netherlandish Painting. vol. IV. Hugo van der Goes.  New York ; Washington : Frederick A. Praeger,1969, p. 84, il. 93, n.º 101a.

Elisa Bermejo. La pintura de los Primitivos Flamencos en España. Madrid : Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Diego Velázquez, 1980-1982, vol. I., p. 191, il. 174-175.

Xesqui Castañer. Pinturas y pintores flamencos, holandeses y alemanes en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Bilbao : Fundación Bilbao Bizkaia Kutxa, 1995, pp. 29-31.
Las tablas flamencas en la Ruta Jacobea. Madrid : Fundación Banco Santander Central Hispano, 1999, p. 132, il. 92.

Ana Sánchez-Lassa de los Santos. Matthias Weniger. Museo de Bellas Artes de Bilbao : guía. Bilbao : Museo de Bellas Artes de Bilbao = Bilboko Arte Ederren Museoa, 2011 (1ª ed. 2006; ed. inglés; ed. francés; ed. euskera), p. 24, n.º 13, ad vocem.

Obras comentadas