X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Obras maestras

Manten pulsada la imagen para ampliar

Lot y sus hijas

Orazio Gentileschi

Pisa, Italia, 1563-Londres, Reino Unido, 1639

Lot y sus hijas

Óleo sobre lienzo, 226 x 282 cm

1628

Adquirido en 1924

En 1626, el rey Carlos I de Inglaterra invitó a Londres a Gentileschi y le encargó varios lienzos de gran tamaño, y, entre ellos, éste. Narra el pasaje bíblico en el que Lot, avisado de la destrucción de Sodoma, huyó con su familia. En el camino, su mujer, pintada en el paisaje como una minúscula figura, fue convertida en estatua de sal por desobedecer las órdenes divinas y mirar la ciudad en llamas. Refugiados Lot y sus hijas en una cueva, y temiendo éstas quedarse solas en el mundo, embriagaron a su padre para tener con él descendencia. Gentileschi sugiere con sutileza el erotismo de este escabroso tema, que está utilizado simbólicamente en el contexto de las inquietudes dinásticas de la Corte inglesa. La vid y la jarra con el vino derramado hacen referencia a la embriaguez de Lot. Gentileschi, que había tratado anteriormente el tema en Génova, muestra aquí una composición abierta y muy elaborada en la que las tres figuras, de tamaño próximo al natural, destacan sobre el fondo oscuro con una acusada iluminación. Las calidades de la túnica tornasolada de Lot y del manto de una de sus hijas, pintado con un brillante azul ultramar, están plasmadas con gran maestría. La pintura de Gentileschi había evolucionado durante esta etapa londinense hacia un estilo refinado y colorista del que esta obra supone un magnífico ejemplo. Desde 1628, la obra estuvo colgada en el Palacio de Whitehall y fue llevada después al de Greenwich por deseo de la reina Henrietta Maria, esposa de Carlos I. A principios del siglo XVII Gentileschi coincidió en Roma con Caravaggio, fue uno de sus más destacados seguidores y el que con mayor elegancia y menor tenebrismo supo reflejar su estilo. Trabajó en Roma, Génova y Turín, después en París al servicio de María de Médicis, y fijó su residencia finalmente en Londres. [A.S.L.]

Obras maestras