X

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres puedes cambiar tus preferencias o ampliar tu información Acepto

Obras maestras

Manten pulsada la imagen para ampliar

Laveuses à Arles. (Lavanderas en Arlés)

Paul Gauguin

París, Francia, 1848-Atuona, Islas Marquesas, 1903

Laveuses à Arles. (Lavanderas en Arlés)

Óleo sobre lienzo, 74 x 92 cm

1888

Aportación de la Diputación Foral de Bizkaia en 1920

Lavanderas en Arlés fue pintado en esa localidad francesa, a donde Gauguin acudió a finales de 1888 reclamado por Vincent van Gogh, que pretendía crear un grupo artístico. La obra recoge el interés del pintor en esa época por el predominio de la expresión sobre la representación formal, que supuso su ruptura definitiva con el impresionismo. Este ideario, para el que Gauguin acuñó el término "sintetismo", se caracterizó por la representación no mimética de la naturaleza, por el rechazo a la perspectiva mediante el abandono de la tercera dimensión procedente de la estampa japonesa y por la separación del color en planos amplios y contrastados mediante una línea oscura. Elementos sobresalientes del cuadro son la abstracción del fondo, la impresión de movimiento, el encuadre fotográfico que recorta algunos elementos, las formas planas de contornos oscuros y las zonas de color puro. La distorsión de las figuras y su hieratismo muestran la influencia de la tosca estatuaria de piedra de las iglesias bretonas. Dedicado tardíamente a la pintura, Gauguin lideró en las últimas décadas del siglo XIX la trasformación de los postulados impresionistas en formas de expresión más subjetivas. Su lenguaje artístico estuvo determinado por sus viajes a Pont-Aven o Arlés, y, principalmente, a los mares del Sur. La intensidad de los colores y la luz de la Polinesia, así como la estrecha relación entre la sociedad indígena y la naturaleza impresionaron al artista, de forma que los parajes exóticos y las creencias primitivas de Bretaña y Tahití, junto con la expresividad pictórica de su amigo Van Gogh, se convirtieron en los referentes para materializar sus ideas, que plasmó también en grabados, cerámicas y, en sus últimos años en la isla de Hiva-Oa, esculturas. [J.N.G.]

Laveuses à Arles. (Lavanderas en Arlés)

Obras maestras